Las obras de restauración de la iglesia vieja de Xert sacan a la luz un arco de 200 años

En el espacio se colocará una talla de la Mare de Déu de l'Assumpció y un retablo

JORDI MAURA| XERT
Imagen del hallazgo en el interior del templo de la iglesia vieja de Xert./
Imagen del hallazgo en el interior del templo de la iglesia vieja de Xert.

Los intensos trabajos que los técnicos del Patronat de Restauració de l'Església Vella de Xert desarrolla han sacado a la luz un tramo de arco que hasta ahora quedaba oculto en un pasillo que comunica las dos sacristías de este bello recinto religioso. Un hallazgo que ha permanecido oculto a los ojos de los fieles durante 200 años.

La primitiva fábrica de la iglesia vieja de Xert es de estilo gótico y data de la segunda mitad del siglo XIII. De ella queda el primer tramo, situado hoy a los pies de la nave y que fue destinado originariamente a presbiterio. La bóveda, de nervatura gótica, posee en su centro el símbolo de la orden de San Juan del Hospital.

La actual estructura es de estilo renacentista y comenzó a construirse en 1.638 sustituyendo, en parte, a la antigua fábrica, cubriéndose con bóvedas de crucería sobre pilastras clásicas. Según explica el profesor de la Universidad de Valencia, Joan Micó, "un incendio en 1859 quemó el altar mayor barroco y causó daños estructurales en la piedra de la parte del ábside, nervaduras y paredes laterales".

Estaba documentado

Al reconstruir este tramo, el arco de piedra quedó cegado y oculto "aunque lo conocíamos porque se veía desde el tras-sagrario", según explica Micó. El Patronat tiene previsto restaurarlo y volver a colocar la hornacina de la Mare de Déu de l'Assumpció.

La talla fue bendecida el año pasado en el taller de l'Almodí de Valencia y está realizada en madera de cedro policromada, reproduciendo una talla antigua y que se colocará rodeando al arco una vez se recupere el frontis.

La iglesia, que permanece cerrada al culto, ofrece en la actualidad un extraño aspecto onírico de santos recubiertos en bolsas de plástico y objetos amontonados por las distintas capillas laterales. Se construirá un retablo de madera con seis columnas de madera policromada en oro supervivientes a la Guerra Civil.

Esta última actuación pudo ser vista con sorpresa por la población gracias a la visita a las obras que le realizaron al conseller de Presidencia Vicente Rambla, originario de Xert, el pasado lunes con motivo de la inauguración de la pavimentación de varias calles y plazas.

La iglesia vieja, situada en la parte alta de la población comenzó a degradarse en la década de los 60, al construirse otra iglesia nueva. Fue el Patronat quien inició a finales de la década de los 80 la restauración en plenas fiestas de Sant Roc.

El mundo académico, de la mano del profesor de historia del arte de la Universitat Jaume I, Joan Feliu, y con el asesoramiento de técnicos de la Conselleria de Cultura como Arturo Zaragozá, se ha volcado en la recuperación de la iglesia histórica del municipio.

Las intenciones pasan por sanear la zona recuperada para poder colocar la colección museográfica, con su orfebrería, telas, cerámica arte sacro, la historia del municipio y el archivo histórico parroquial dotado de las medidas de seguridad adecuadas.

Recinto lleno de vida

Este objetivo cuenta con el visto bueno del Obispo de Tortosa y podría ser una realidad este mismo verano. La intervención está convirtiendo un edificio que presentaba problemas en la cubierta y algunas zonas en ruinas en un recinto lleno de vida y actividad cultural y religiosa.

Las obras realizadas hasta la fecha han sido costeadas, en su mayor parte, por el conjunto de la población de Xert.

Fotos

Vídeos