Más de 65 padres de Algemesí se manifiestan para pedir "una escuela de valores" para sus hijos

Los afectados querían plaza en un colegio concertado, no público

EVA JUAN| ALGEMESÍ
Manifestación que tuvo lugar ayer en Algemesí./
Manifestación que tuvo lugar ayer en Algemesí.

Justo un día después de que los colegios de Algemesí se despidieran de las clases y dieran la bienvenida al verano, el municipio se ha visto inmerso en una polémica protagonizada por más de 65 padres, que ayer se manifestaron en la plaza Mayor de la localidad para reclamar una escuela para sus hijos.

Junto a ellos, también acudieron a protestar algunos familiares, por lo que la plaza llegó a albergar a más de 100 personas.

Según cuenta una de las madres afectadas, "más de 65 padres nos hemos quedado sin plaza en ninguno de los tres colegios a los que podíamos optar para nuestros hijos y hijas".

Asimismo, la concejalía de Educación les ha ofrecido plazas, pero en escuelas públicas, no en concertadas. "Nosotros queremos llevar a nuestros hijos a un colegio religioso para que aprendan los mismos valores que a nosotros nos enseñaron cuando éramos pequeños", explica.

Y es que según afirma, los criterios que se siguen a la hora de repartir las plazas son los siguientes: "te dan puntos bien por proximidad, por nivel de renta o porque tengas otro hijo estudiando en el mismo centro. Además, los antiguos alumnos y las familias numerosas o con algún familiar con algún tipo de discapacidad también tienen prioridad sobre los demás", añade.

Alumnos inmigrantes

Por otra parte, recalca que cada año "se guardan un total de cinco plazas por aula para niños con necesidades específicas, pero siempre acaban siendo para gente inmigrante".

El caso es que ella, como muchos otros padres de Algemesí, no han quedado satisfechos con el reparto de plazas para sus hijos.

"Yo por ejemplo, vivo a 200 metros de dos escuelas. Sin embargo, me han enviado a una que está a unos dos kilómetros", explica la madre afectada.

"Mientras tanto, hay mucha gente, incluso de fuera del municipio, que ha hecho trampas y ha empadronado a sus hijos cerca de la escuela que querían, bien porque tienen familiares aquí o por lo que sea. De hecho, a muchos los han pillado y les han quitado la plaza", asegura.

Ante tal situación, los padres piden una solución. "Hemos presentado una reclamación tanto al inspector territorial, Camilo Miró, como al de zona, Rafael Pellicer, y estamos a la espera de que nos den una respuesta".

Sea cual sea, lo que sí que tienen claro es que quieren "una escuela que enseñe valores a nuestros hijos".

Y es que según las declaraciones de la madre afectada, "sólo quedan plazas para la Escuela Ribalta, que está muy vieja y además, se ha convertido durante los últimos años en un gueto. Allí va gente sin educación", recalca.

En busca de una solución

Por ello, pide una solución que no sea "dejar a nuestros hijos sin ir a la escuela hasta los seis años, tal y como se le ha dicho a algún padre", explica.

"La ley es muy bonita pero no en la práctica", asegura la madre afectada, quien además se pregunta indignada: "Nos dan plazas pero donde ellos quieren. Entonces, ¿por qué nos dan a elegir entre tres opciones si luego van a darnos lo que a ellos mejor les parezca?"

La polémica ya está desatada en Algemesí. Ahora tan sólo falta esperar a ver soluciones, eso sí, antes de que llegue septiembre, ya que entonces, la vuelta al cole ya estará a la vuelta de la esquina.