La Mancomunidad unirá Algemesí, Alzira y Carcaixent en una única línea de autobús

Esta fusión del transporte urbano e interurbano dará servicio a cerca de 100.000 habitantes de la comarca

SALUT NAVARRO| ALGEMESÍ
Autobús urbano que funciona actualmente en la localidad de Alzira./
Autobús urbano que funciona actualmente en la localidad de Alzira.

La movilidad actual de los países desarrollados busca cada vez más un cambio progresivo hacia la sostenibilidad. Dentro de los núcleos urbanos, además de problemas ambientales, se general problemas sociales y económicos debidos al gran índice de tránsito urbano.

El director general de Transporte y Logística de la Conselleria de Transporte, Vicente Dómine, anunció ayer en la Jornada de Movilidad Sostenible que se celebró en Algemesí "un proyecto futuro que unirá Algemesí, Alzira y Carcaixent en una línea única interurbana de autobús que tendrá las últimas aplicaciones tecnológicas".

La línea se creará mediante la Mancomunidad de la Ribera Alta y tiene como fin la fusión del transporte urbano e interurbano por medio de una única línea como se ha realizado en Castellón.

Está prevista su creación cuando terminen los convenios que en estos momentos existen entre empresas de autobuses y ayuntamientos, y se pueda negociar una prestación única.

Esta fusión dará servicio a cerca de 100.000 habitantes de la comarca "uniendo los puntos de comunicación estratégicos y llegando al nivel de transporte de las grandes ciudades europeas, emblema de transporte ecológico y crecimiento sostenible", apuntó Domine.

Esta es una de las iniciativas que anunció el Director General de Transporte, junto al compromiso de la Generalitat Valenciana en crear focos de intermovilidad en todas las estaciones de cercanías "como el que se ha construido en la estación de Renfe de Alzira para permitir que los ciudadanos puedan enlazar los trasportes públicos utilizando al mismo tiempo medios sostenibles, y llegar incluso andando".

Además, la Generalitat Valenciana tiene previsto construir 25.000 plazas de aparcamiento en las estaciones de cercanías desde Xàtiva a Valencia para permitir la conexión entre las bicicletas, los coches, los autobuses y el tren de cercanías.

"En la Comunitat Valenciana somos pioneros en intermovilidad, incluso sin ser nuestra competencia. La construcción de estas plazas de aparcamiento eliminará la necesidad de construir siete carriles menos de entrada a Valencia en 20 años si continua el nivel de tránsito", explicó Dómine.

Buena conexión de tren

El tren de cercanías llegó a la comarca de la Ribera hace más de 150 años, proporcionando una comunicación fluida y hoy es uno de los principales transportes de los ciudadanos.

Para Dómine, "una buena conexión de tren permite salir del núcleo urbano, tener más opciones de trabajo y desarrollo".

Según el director General de Trasporte "la Ribera es un gran ejemplo del crecimiento económico que aportó el tren al nivel de vida de los usuarios, que lo utilizaron para el transporte de mercancías citrícolas y para salir a trabajar fuera de la comarca".

El problema es mantener los niveles de crecimiento que están experimentando las ciudades, la movilidad y la calidad ambiental. Para ello la Generalitat Valenciana va a potenciar los corredores urbanos de transito a pie como el de Carcaixent a Alzira, que ya disfrutan de la Avinguda de la Ribera y de la nueva acera peatonal en la CV-41.

Bicicleta y marcha

"Porque la bicicleta y la marcha a pie no han de ser sistemas alternativos sino básicos" argumenta el Director General de Transportes. El clima mediterráneo y la tipología de nuestras ciudades permiten desplazarse a pie por el pueblo, la ciudad, incluso por la capital.

"Ir caminando a los sitios es un valor de los ciudadanos de la Comunitat que contribuye a mejorar la calidad del aire y a tener una buena salud", señaló Dómine. Por ello, explicó, "queremos hacer patrones peatonales que sirvan como rutas de desplazamiento y ejercicio físico" en los pueblos de la Ribera.