ACPV augura que el "apagón" televisivo de TV3 en la Comunitat podría producirse el próximo otoño

La Generalitat ha propuesto dos nuevos expedientes sancionadores por las emisiones a través de los repetidores de Perensinxa, Alginet y la Llosa de Ranes que suponen una multa de 400.000 euros

EUROPA PRESS |VALENCIA
Concentración contra el cierre de un repetidor en Alicante. / EFE/
Concentración contra el cierre de un repetidor en Alicante. / EFE

Acció Cultural del País Valencià (ACPV) anunció hoy que la Generalitat Valenciana ha propuesto dos nuevos expedientes sancionadores por las emisiones de TV3 en la Comunitat a través de los repetidores de Perensinxa, Alginet y la Llosa de Ranes que suponen una multa de 400.000 euros, que se suman a otros 300.000 que se exigen a la entidad por las retransmisiones desde el Bartolo, Mondúver y la Carrasqueta.

Para ACPV, el Consell "intenta liquidar" al colectivo "ahogándolo económicamente" y advirtió de que el cierre de los repetidores y, por tanto, el "apagón" de la televisión catalana en la Comunitat, podría producirse el próximo otoño.

El presidente de ACPV, Eliseu Climent, el coordinador, Toni Gisbert, y la abogada Merc Teodoro comparecieron hoy en rueda de prensa para informar del inicio de dos nuevos expedientes sancionadores resueltos por el Gobierno valenciano contra la entidad. El primero de ellos está motivado por las emisiones de los canales autonómicos catalanes desde el repetidor de Perensinxa, que cubre la ciudad de Valencia y su área metropolitana, y demanda el cierre de las instalaciones y una multa de 300.000 euros. El segundo, pide igualmente la clausura de los repetidores de Alginet y la Llosa de Ranes --correspondientes a las comarcas de la Ribera y la Costera-- y determina una cantidad económica de 100.000 euros.

La entidad cultural dispone ahora de un plazo para presentar sus alegaciones que "como siempre no serán escuchadas por a Generalitat", lamentó Merc Teodoro, que agregó que el proceso llegará de nuevos a los tribunales. Recordó que en este momento, se está pendiente del pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) sobre los repetidores desde el Bartolo, Mondúver y la Carrasqueta, que "muy probablemente admita el cierre".

Por ello, la letrada recalcó que existe un "peligro grave y real" ya que, aunque ACPV recurra al Tribunal Supremo las resoluciones del TSJCV, no se podrá paralizar el cierre de los seis repetidores que en estos momentos están expedientados, por lo que antes del verano ya podrían clausurar algunos y para el otoño "podría producirse el apagón definitivo".

Esta situación significará una "vulneración de los derechos lingüísticos de los valencianos por parte de su propio gobierno", aseguró la abogada, para quien la Generalitat "acusa a ACPV de un delito que ella misma está cometiendo con la otra mano puesto que Canal 9 y Punt 2 emiten en las Islas Baleares sin acuerdo ni concesión administrativa". También incidió en que actualmente de los más de 20 canales que se pueden ver por vía digital "sólo los de Tv3 , Punt 2 y muy minoritariamente Canal 9 están son lengua catalana".

Asimismo, consideró que los expedientes abiertos por el Consell "van en contra de los principios jurídicos", ya que "no se entiende que si TV3 ha emitido en el País Valenciano desde 1985 y se ha tolerado ahora se tomen este tipo de decisiones".

En esta misma línea, Teodoro reprochó al Gobierno valenciano una "clara voluntad de castigar económicamente" a Acció Cultural al abrir distintos expedientes para cada repetidor en vez de agruparlos todos en uno, teniendo en cuenta que se trata de "la misma conducta y la misma persona". La abogada rechazó el argumento de reincidencia en la que, supuestamente, incurriría ACPV porque "cuando se abrió el primer expediente ya se habían realizado todas las acciones".

Por su parte, Eliseu Climent afirmó que "el Gobierno de Francisco Camps está intentando liquidar y destruir a ACPV, que es la entidad de Fuster, Valor, Renau y el doctor Peset y que recuperó la dignidad en este país". "La Generalitat nos pide que cerremos, es decir, que Acció Cultural actúe contar la democracia, la libertad de expresión y el idioma y nosotros no haremos eso nunca porque esta casa tiene la dignidad que muy a menudo le falta a las instituciones públicas valencianas", aseguró.

"Segundo franquismo"

Climent mostró también su "decepción porque creíamos que había un giro del PP de la Comunitat Valenciana hacia posiciones más moderadas pero lo cierto es que Francisco Camps tiene un doble lenguaje, uno cuando va a Barcelona y, el verdadero, el que cierra televisiones". Asimismo, garantizó que "ACPV resistió todas las presiones de liquidación durante el franquismo y también resistirá seguro en este segundo franquismo que desgraciadamente estamos viviendo los valencianos".

El coordinador de ACPV, Toni Gisbert, resaltó que la entidad "no dispone de ninguna información" sobre el proceso negociador de los gobiernos catalán y valenciano para la reciprocidad de las emisiones de sus televisiones autonómicas. Informó también de que la semana que viene los responsables del colectivo analizarán en una reunión futuras movilizaciones contra los expedientes sancionadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos