La memoria de Regino sigue viva

Benifaió plantará un réplica de la falla de la plaza del Mercado de 1944

M. ANDRÉS FERREIRAVALENCIA
Nicho en el Cementerio General donde está inhumado el maestro Regino Mas./
Nicho en el Cementerio General donde está inhumado el maestro Regino Mas.

Un 31 de mayo de 1968, tal día como hoy, fallecía en Valencia el artista fallero Regino Mas Marí tras una caída fortuita desde un andamio en su taller y después de una breve convalecencia.

Fue inhumado el día 1 de junio, según consta en el registro del Cementerio de Valencia en un nicho a perpetuidad. Al sepelio acudieron numerosos artistas y componentes del Círculo de Bellas Artes.

El aniversario no ha pasado desapercibido en la localidad que lo vio nacer, Benifaió, en 1899, en la que la Junta Local Fallera que preside David Villanueva ha decidido celebrar este aniversario plantado el monumento que realizó para la plaza del Mercado Central en 1944 bajo el lema , conocida también por "El Moisés"; monumento fallero considerado como una de las diez mejores fallas de la historia.

"El proyecto de conmemorar el 40 aniversario de la muerte de Regino Mas, se gestó en una reunión con la alcaldesa de Benifaió, Amparo Arcís, el concejal de Fiestas y presidente ejecutivo de la Junta Local Fallera y las falleras mayores para 2009, Laura Molina y Paloma Domínguez y el artista Francisco Gonzalvo. Así surgió el proyecto para rendir homenaje al que fue nombrado hijo predilecto y que en 1949 también se le rotuló una calle", señala a LAS PROVINCIAS Pablo Fernández, secretario de la Junta Local Fallera.

Un gran reto

El artista fallero Francisco Gonzalvo, tiene 38 años de edad y una larga experiencia, a pesar de su juventud. "Me inicié con mi tío Pascual del que aprendí mucho oficio y después trabajé durante algunos años en el taller de José Martínez Mollá. Luego decidí independizarme", señala el artista.

Plantar la falla municipal de Benifaió conmemorativa del 40 aniversario de la muerte de Regino Mas es un gran reto. "Soy consciente de la responsabilidad que adquiero, pero tengo mucha ilusión y voy a poner todas las ganas", destaca Francisco Gonzalvo.

La falla tendrá una altura de ocho metros y el remate de la figura del Moisés estará realizado a partir de los moldes que encontró en el taller de Vicente Agulleiro, artista recientemente fallecido, que los creó y empleó para un contrarremate de un monumento fallero que plantó en la década de los 70 para la comisión de la plaza del Pilar. Otra de las características que tendrá en catafalco será el que los ninots estarán vestidos como entonces, "es la única forma de que la réplica de la obra sea lo más parecida a la que realizó Regino Mas", añade Francisco Gonzalvo. Durante el mes de marzo se inaugurará una exposición fotográfica dedicada a Regino Mas. "Además, contactaremos con la Junta Central Fallera para que las falleras mayores de Valencia visiten mi taller y contemplen el trabajo realizado", destaca el artista.

En el taller del artesano se trabaja sin descanso. La espectacular figura del Moisés está casi acabada. Se ha tirado en poliester. "Ahora vamos a modelar dos grandes panes de 1.20 por 2.80 metros para completar la falla. Un aspecto con el que tenemos mucha ilusión es vestir los ninot con las mismas escenas que hizo el maestro Regino Mas para la falla", destaca ilusionado Francisco Gonzalvo.

El monumento fallero creado por el genio Regino Mas y titulado , es de una composición espléndida que plantado hoy en día sería actual. Este catafalco pertenece a la época que Regino Mas realiza los grandes remates inspirados en personajes o temas mitológicos.

De su larga realización baste recordar La Cabalgata en 1943 para la plaza de San Jaime; La Música en 1942 para Barcas-Don Juan de Austria o la Batalla comercial de 1949 para la plaza del Mercado, comisión que con los años se convirtió en su feudo artístico, sin olvidar sus magníficos monumentos falleros en la entonces plaza del Caudillo, sobre todo, la del año 1942 con su grandioso e impactante labrador So Quelo como remate.

La última falla que realizó fue para Convento Jerusalén en 1957-1958. Sus última sobras fueron los Gigantes y Cabezudos para las fiestas de San Isidro de Madrid, así como las marionetas de "La perita Marilín" que manejaba Herta Frankel en la compañía de Los Vieneses.

Al margen de su genialidad como artista para modelar y, sobre todo, para el detalle, hay que recordar que fue el promotor de la Ciudad del Artista Fallero; que fue Maestro Mayor de los artistas durante 22 años y que ya en el año 1934 propuso que cada año se indultase un ninot, entre los presentados, para formar un museo del Ninot Indultat.

Fotos

Vídeos