El sedentarismo favorece las enfermedades de circulación

Un grupo de personas mayores dando un paseo en compañía. /FRÉDERIC DE LA MURE/
Un grupo de personas mayores dando un paseo en compañía. /FRÉDERIC DE LA MURE

En los últimos artículos hemos ido analizando los diferentes factores de riesgo que empeoran la circulación, sobre todo la de retorno, en todos ellos se ha nombrado de pasada el sedentarismo que va ser el tema de hoy. Se denomina así la falta de actividad física regular, ya sea por motivos laborales o por desgana personal. Es importante que sepamos que persona activa, es sinónimo de persona sana en general.

Centrándonos en la circulación de retorno debemos saber que la sangre que llega a las extremidades debe volver al corazón a través de las venas, pero para que esta función se lleve a cabo es imprescindible que se realicen movimiento de las piernas, ya que los músculos son la bomba impulsora principal, sobre todo los de la pantorrilla y la planta del pie, por eso las personas que permanecen mucho tiempo de pie quietas o que están mucho rato sentadas son propensas a desarrollar problemas de la circulación de retorno sobre todo varices y mas si se acompañan de otros factores: obesidad, embarazos, genética, etc. De ahí el gran numero de personas que sufre esta problema, se estima que en la Comunitat Valenciana un tercio de las personas mayores de 50 años pueden padecer esta enfermedad en mayor o menos grado.

Estar sentado durante horas o de pie durante una jornada laboral entera es lo más perjudicial para la circulación de retorno. Existen las denominadas profesiones de riesgo para enfermedad venosa: peluqueras, dependientes, oficinistas, secretarias, taxistas, y en general cualquier profesión que obligue a un sedentarismo forzado durante muchas horas. Como podemos apreciar son pocas las personas que se salvan de esta plaga, que aunque no provoca mortalidad, generalmente si afecta mucho a la calidad de vida de las personas.

No hay bastante espacio en este artículo para insistir que hay que evitar la sedentarismo de la forma que sea, aun estando de pie o sentados hay ejercicios que se pueden realizar con los pies para favorecer la circulación, aprovechar cualquier rato para realizar ejercicios y el mas sano es andar. En algunas empresas de países adelantados se han implantado programas de educación física para los empleados con el fin de mejorar la circulación venosa.

Cada persona debe buscar el tipo de actividad que se adapte a su edad, estado físico, actividad laboral, familiar, etc. debe ser una actividad sencilla fácil de llevar, que no produzca pereza y que podamos realizar a cualquier hora y sin tener que buscar horarios fijos ni instalaciones especiales.

Esta más que comprobado que lo más sencillo es andar, si es posible 1 hora diaria, Es aconsejable buscar un o más compañeros/as de ejercicio para combatir el posible aburrimiento que nos haga abandonar el hábito de andar.

No hay que olvidar factores sencillos como un calzado apropiado, calcetines gruesos, calentamiento suave previo y no querer hacer de entrada una gran caminata. Esto produce a veces ampollas, agujetas dolores musculares y favorece una mala predisposición para continuar con el programa planeado. Hay alternativas válidas a la marcha, los más recomendadas serian la natación, bicicleta estática, aeróbic o cualquier ejercicio que permita mover las piernas de una forma continua y sin realizar grandes esfuerzos. Como se puede apreciar las alternativas señaladas, precisan de disponer de recursos, gastos en instalaciones, etc., por eso la insistencia en que lo mejor y más barato es el andar cada día una hora diaria a un ritmo acorde a la edad, en las horas que le apetezca y a ser posible acompañado, estoy seguro que la persona que siga este consejo vera mejorada su salud en general y circulatoria en particular.

Eduardo Ortiz Monzón.

Angiología y Cirugía Vascular Hospital Universitario Doctor Peset.- Valencia