Más de 40 asociaciones se manifestarán el sábado en protesta por el circuito urbano de Fórmula Uno

Partirá de la plaza del Ayuntamiento y terminará en la plaza de Manises, donde se leerá un manifiesto con diez razones contra esta infraestructura, entre las que se dan motivos sociales, ambientales y económicos

EFE |VALENCIA
Obras del circuito urbano de Valencia. / Javier Peiró./
Obras del circuito urbano de Valencia. / Javier Peiró.

Más de cuarenta asociaciones vecinales, ecologistas, ciudadanas y sindicales apoyan la manifestación convocada por Fórmula Verda para el próximo sábado en Valencia en protesta por el circuito urbano de Fórmula Uno y para reivindicar una ciudad libre de "humo y ruido".

La manifestación partirá de la plaza del Ayuntamiento y terminará en la plaza de Manises, donde se encuentra el Palau de la Generalitat, lugar donde se leerá un manifiesto con diez razones contra el circuito urbano y en el que se recuerda que el Circuito Ricardo Tormo, en Cheste, podría adaptarse para la celebración de ese tipo de pruebas, informa Fórmula Verda.

Esta organización critica la "falta de transparencia y participación" en el proceso de aprobación del circuito urbano, y añade que la Sindicatura de Greuges "ha vuelto a dirigirse, por segunda vez, al Gobierno de la Generalitat para reclamarle información y transparencia" respecto al proyecto del circuito .

Entre las razones por las que rechazan el circuito urbano se encuentran motivos sociales, ambientales y urbanísticos, además de económicos porque su construcción, asegura, "será financiada" por los valencianos.

Alega que las prioridades de barrios como Nazaret, el Cabañal y el Grao "no son atendidas", mientras que en la realización de la carrera "llevan gastados 85 millones de euros hasta el momento".

También denuncian que Valencia es una de las ciudades con mayor contaminación atmosférica procedente del tráfico privado, y que el circuito urbano responde a "modelos de movilidad urbana sustentados en el uso intensivo del coche".

Según Fórmula Verda, el circuito afecta a las zonas habitadas y áreas verdes de la ciudad como el cauce del río Turia y es "incompatible" con el desarrollo "equilibrado y sostenible" del frente marítimo.