Homenaje a los combatientes

E. PÉREZ
Álvarez de Toledo, en el homenaje a los caballeros maestrantes./
Álvarez de Toledo, en el homenaje a los caballeros maestrantes.

Fueron parte importante en la defensa de Valencia durante la guerra de la Independencia, uno de los numerosos cuerpos que se crearon para combatir a los franceses. Se llamaron Escuadrón de Cazadores y pertenecían a la Real Maestranza de Caballería de Valencia. Ayer los miembros de esta institución, creada en 1690, rindieron homenaje a los caballeros maestrantes que combatieron y murieron en la guerra contra el francés.

El homenaje, encabezado por el Teniente Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Valencia, José María Álvarez de Toledo, se recordó a los cuatro caballeros maestrantes que perdieron la vida en la batalla, que se prolongó seis años, entre 1808 y 1814. Valencia no fue la única ciudad donde los caballeros del Escuadrón de Cazadores lucharon. Después de defender la capital del Turia, acudieron a los sitios de Tudela, Vic o Murcia.

La institución, para conmemorar el bicentenario del inicio de la guerra de la Independencia, ha organizado una exposición, que se inauguró ayer, en la que se muestan documentos, piezas de la época, uniformes y cuadros que hacen referencia a diferentes momentos de la participación de los caballeros maestrantes en el conflicto.

Durante el acto, el Teniente Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Valencia pronunció un discurso de homenaje a los caballeros que participaron y murieron en la batalla. Los actos, que se celebraron en la Casa Palacio de Valencia -sede de la institución-, incluyeron una ofrenda ante la lápida colocada en la Casa Palacio con motivo del primer centenario de la guerra.

La Real Maestranza de Caballería de Valencia se creó en 1690 con el fin de que los nobles valencianos estuvieran preparados para incorporase a los Reales Ejércitos en el momento en que fueran requeridos. Además de la de Valencia, en España existen otras cuatro Reales Maestranzas de Caballería.

Tuvieron una participación activa en el conflicto. Los caballeros maestrantes que formaron el Escuadrón de Cazadores, 20, según explica José María Álvarez de Toledo, tuvieron su "bautismo de fuego" en la batalla de San Onofre, el 27 de junio, un día antes del sitio a Valencia. En este combate con las tropas franceses perdió la vida el capitán del escuadrón. Vencidas los soldados españoles, los caballeros se unieron a la defensa de la ciudad, donde los valencianos consiguieron que el ejército comandado por el mariscal francés Moncey se retirara.

En 1815, concluida la guerra, el escuadrón se disolvió. Por sus servicios, el rey Fernando VII les concedió el estandarte de guerra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos