Voro recupera la pareja de los grandes éxitos

Los problemas físicos de Marchena facilitan que Albelda y Baraja vuelvan a formar en el mediocentro

LUIS FURIÓVALENCIA
Baraja y Albelda se abrazan./
Baraja y Albelda se abrazan.

Albelda y Baraja, Baraja y Albelda, que tanto monta, están llamados a volver a formar el doble pivote del Valencia. En los últimos días Voro González ha trabajado con esta pareja y para el derbi de hoy en Orriols los dos futbolistas se perfilan como integrantes del doble pivote blanquinegro. Volverán a jugar juntos cinco meses después de su última participación conjunta.

La anterior vez que Albelda y Baraja coincidieron en la línea de medios del Valencia fue en diciembre pasado, en Mestalla, en el partido ante el Murcia, que curiosamente fue el del debut en el banquillo del recientemente destituido Ronald Koeman. Realmente aquella fue la única ocasión en la que ambos formaron juntos con el holandés como entrenador, porque en los siguientes cuatro partidos, hasta que el técnico decidió apartar a Albelda del equipo, su compañero se encontraba en la enfermería a causa de una rotura de fibras en el bíceps femoral derecho.

La pareja David Albelda y Rubén Baraja aparece en la retina del valencianismo del mismo modo que ocurre con otros míticos dúos que a lo largo de la historia del club se caracterizaron por su calidad y perfecta conjunción. Son, por citar algunos ejemplos, los casos de Puchades y Pasieguito, de Roberto y Paquito, de éste último y Pepe Claramunt, o sin tratarse de centrocampistas, el de aquel par de recordados defensas que echaban raya: los legendarios Álvaro y Juan Ramón.

Albelda y Baraja se convirtieron en el de los últimos años del Valencia por su compenetración para entonar la melodía. Cada uno desveló sus cualidades. Contención y presión en caso de Albelda, y recuperación y ataque en el de Rubén Baraja. Ambos han sido verdaderos protagonistas de los reiterados y recientes éxitos del equipo, porque desde la campaña 2001-2002, cuando con el Valencia alcanzaron por segundo año el subcampeonato en la Champions League, enlazaron dos títulos de Liga y el la Copa de la UEFA de la mano de Rafa Benítez, y el de la Supercopa de Europa, con Claudio Ranieri.

Pero además de ser fijos para los entrenadores Héctor Cúper, Rafa Benítez, Claudio Ranieri, Antonio López (que reemplazó al técnico italiano cuando el consejo le destituyó) y Quique Sánchez Flores, la sincronía de la pareja de mediocentros del Valencia no la pasaron por alto los seleccionadores españoles, que contaron con ambos en el pasado reciente. Los dos futbolistas fueron asiduos con José Antonio Camacho, Iñaki Sáez y Luis Aragonés. El centro del campo del equipo español hablaba valenciano, aunque Baraja sea natural de Valladolid.

En los últimos entrenamientos del Valencia Voro González ha mostrado sus cartas. A estas alturas no hay mucho que esconder. Albelda y Baraja se han desenvuelto como titulares para ocupar el doble pivote. En la sesión de ayer volvió a repetirse la situación en de Marchena, que era quien compartía puesto con Baraja. Pero incluso en la conferencia de prensa que el técnico ofreció el viernes, desveló sus intenciones. Los problemas físicos que viene arrastrando el jugador sevillano en un tobillo le llevarán a la suplencia. Aunque aparece en la lista y ayer participó en un partidillo de preparación, el día anterior se vio forzado a retirarse antes que el resto.

Por otro lado, las ausencias de Caneira y Moretti, que no se han recuperado a tiempo, obliga a Voro a utilizar a Alexis en el puesto de lateral zurdo, con lo que el técnico sólo cuenta con Albiol y Helguera como centrales.

En esa comparecencia el entrenador, además, al estado del terreno de juego, que por las fuertes lluvias se espera que esté muy pesado. Son, pues, varias las circunstancias que coinciden para que se pueda producir la conjunción de que Albelda y Baraja vuelvan a la línea medular del Valencia.

Voro ha convocado también, entre otros, a Edu, Maduro y Ever. Pero ninguno de los tres goza de las características de fortaleza de Albelda, aunque a este le falte ritmo de competición. El primero es creador, el holandés sale de una lesión y el argentino ha ido de más a menos hasta el extremo de que no sólo no lo había convocado Voro, sino que Koeman, que fue su mentor, tampoco lo citó en los últimos partidos que estuvo al frente del equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos