El rotavirus

Una madre dándole una vacuna a su hija./
Una madre dándole una vacuna a su hija.

En nuestra sociedad existen vacunas sistémicas que son las que se utilizan de forma rutinaria para inmunizar a la población dentro de un calendario vacunal establecido por las autoridades sanitarias y otras que no están incluidas o financiadas por las arcas públicas y que deben de ser costeadas por el usuario si decide ponérselas a su hijo frente a esas enfermedades cuya vacuna no está incluidas en el calendario vacunal vigente. Tal es el caso de la vacuna que nos ocupa frente al rotavirus.

El rotavirus, como su nombre indica es un virus que afecta fundamentalmente a los niños pequeños y en los países en vías de desarrollo es el causante de la mayor parte de las muertes infantiles, no por su gravedad sino por las consecuencias que desencadena con deshidratación y desnutrición que hace que estos niños sean mucho más vulnerables y fallezcan con facilidad. En nuestra sociedad, la infección por rotavirus se caracteriza por un cuadro de diarrea más o menos intensa, acompañada de fiebre y vómitos, alteración del estado general si el proceso se alarga y presencia normalmente de síntomas respiratorios. Nos es un cuadro grave en nuestro medio pero si que es el causante de múltiples ingresos hospitalarios ocasionados por la pérdida de líquidos que padecen los lactantes y por tanto en muchos casos si fracasa la rehidratación oral, no queda más remedio que acudir a la intravenosa para intentar recuperar el equilibrio hídrico del niño en esa situación de enfermedad.

Desde hace unos meses, se está vacunando de forma no sistémica a muchos lactantes menores de 6 meses frente a esta enfermedad en nuestra comunidad y en mucha otras, es una vacuna como he dicho de momento no financiable y que se administra entre los dos y seis meses en dos o tres dosis según el tipo de vacuna comercial que utilicemos (en la actualidad existen dos preparados comerciales registrado), siendo el coste final muy parecido en ambos casos. Vuestro pediatra os recomendará la que crea más oportuna para inmunizar a vuestro bebé. La Asociación Española de Pediatría ya la ha incluido en su calendario vacunal para 2008, pero esto no es vinculante para los gobiernos autonómicos, es una mera recomendación de un comité de expertos que dicta unas normas sobre la necesidad de introducir un remedio frente a una enfermedad y en este caso, desde que se está utilizando en España, los ingresos hospitalarios por cuadros diarreicos en lactantes pequeños han disminuido de forma drástica, aunque lógicamente no han desaparecido, al existir otros muchos agentes patógenos que ocasionan diarrea, pero si que es verdad que el rotavirus es el más virulento. En caso de niños prematuros, la posibilidad de padecer una infección por rotavirus es mayor por lo que parece ser que se podría incluir en estos niños una financiación parcial como sucede con otras vacunas como la del neumococo que según que supuestos, si que la cubre el sistema público, el tiempo lo dirá.

Para terminar es muy importante el recordar que ante un cuadro de diarrea en el niño se debe de actuar de forma que las pérdidas de líquidos sean las menores posibles, ya que esta será la causa habitual de ingreso hospitalario. Si el niño presenta sequedad de boca, ojos hundidos, piel seca, ausencia de lágrimas, gran decaimiento y sobre todo que orina poco, deberemos acudir sin demora a un centro hospitalario ya que nuestro hijo presenta una deshidratación que posiblemente tenga que ser tratada con sueros intravenosos. Seguiremos utilizando la lactancia materna como alimento único hasta el 6 mes de vida y en caso de lactancia artificial en principio no deberemos de cambiar la fórmula a no ser que nos lo indique nuestro pediatra. El reposo gástrico que antiguamente se recomendaba ha quedado obsoleto, recomendándose en la actualidad el reiniciar la alimentación lo antes posible para evitar cuadros de desnutrición que si que ocasionarían a la larga una labilidad mayor de nuestro sistema digestivo e inmunitario que nos haría más vulnerables a padecer otras enfermedades.

clinicagarciasala@ono.com

Fotos

Vídeos