La elegancia de Ciudad Jardín

AMBROSIO RUIZALICANTE
Un joven cruza una de las calles de la zona nueva de la barriada alicantina de Ciudad Jardín./
Un joven cruza una de las calles de la zona nueva de la barriada alicantina de Ciudad Jardín.

El barrio de Ciudad Jardín, se ideó como una pequeña zona residencial en el año 1926. Se concluyó cuatro años más tarde. Lo proyectaron los arquitectos alicantinos Juan Vidal y Francisco Fajardo. En un principio diseñaron 200 viviendas tipo casa rústica, con su respectivo jardín. Fue en aquel entonces un miniciudad, levantada en régimen de cooperativa. Los propietarios lo pagaron en un plazo de 30 años, con mensualidades entre 4.500 y 7.000 de las antiguas pesetas, según el tipo de vivienda. Es un barrio elegante.

Al barrio también se le conoció como General Marvá o Colonial Lineal, por la alineación que ofrecían sus primeras viviendas. Aquella primera cooperativa duró cinco años. La presidió el catedrático de la Escuela de Comercio José Pérez García. En sus inicios el barrio contó con muchos árboles en sus calles y alrededor de cada uno numerosas plantas. En aquellos años, los vecinos pagaban a un jardinero para cuidar los árboles y plantas y la limpieza de las calles.

Los vecinos se comunicaban más que ahora y se preocupaban muchísimo por el incipiente barrio. Un residente instaló unas campanas en las plazoletas para avisar cuando pasaba el tranvía. Otro organizó diferentes concursos en las fiestas como de hombres feos y lo ganó el propio organizador. Para aquellos vecinos, el barrio era una cosa personal.

Cuando el tranvía desapareció se puso una línea de autobús sólo para los vecinos de Ciudad Jardín.

El trayecto desde la barriada hasta el Teatro Principal, costaba sólo 10 céntimos si se compraba todos los viajes de un mes; sino, 15 céntimos el viaje. El barrio contaba además de un club deportivo, donde ahora está ubicado el polideportivo. Tenía una pista de patinaje, otra de balonmano, varias de tenis y un salón de actos. Incluso en algunos años, ya lejanos se soltaron vaquillas en la calle Pintor Peyret.

El pabellón polideportivo se mantiene; no en vano, en lo deportivo, se ha distinguido en años atrás con equipos de baloncesto y balonmano. Incluso se disputaron algún que otro campeonato de España. Los equipos tenían una fuerte rivalidad con los conjuntos alicantinos del Rácing Goleta, Athélico Salesianos y Obras el Puerto, Peral y Gomis y Menatesa, entre otros

Según el último censo, la barriada tenía una población que sobre pasaban los 1.500 vecinos. La zona, según los vecinos más antiguos, ha evolucionado de modo favorable tras la construcción de más bloques de viviendas que conformaron la barriada de Virgen del Remedio y más tarde, la Tómbola y chalés y el parque público de Lo Morant.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos