La Politécnica denuncia la agresión a un profesor

P. M.VALENCIA

La Universidad Politécnica decidió ayer formalizar una denuncia por la agresión sufrida el día anterior por uno de sus profesores, gerente en funciones de la empresa Cabanyal 2010. El asalto de 50 personas a un departamento de la Escuela Superior de Arquitectura donde estaba César Mifsut se saldó con destrozos del mobiliario, otros desperfectos y el ataque a dos vigilantes jurados que quisieron desalojar a los incontrolados del campus.

Una portavoz de la institución académica explicó que se ha incorporado a la denuncia un parte de lesiones, por heridas de distinta consideración. Mifsut también tiene previsto presentar otra, según confirmó ayer a LAS PROVINCIAS.

Esta no es el primer incidente que sufre el gerente en funciones de Cabanyal 2010. Hace dos meses y también en la Politécnica, varios despachos de la Escuela aparecieron con pintadas insultantes en su contra. "Fue mientras terminaban las obras y antes de que fuéramos a los nuevos despachos".

El campus de la Politécnica carece de cámaras de vigilancia y ocurre lo mismo en el interior de los edificios. "No hay ningún impedimento para llegar a los departamentos", aseguró el gerente en funciones.

En un comunicado, la institución docente aseguró que ante los hechos ocurridos en el campus, el equipo de gobierno, en nombre de toda su comunidad universitaria, "quiere manifestar su más enérgica condena y repulsa contra el acto vandálico protagonizado por un grupo de jóvenes violentos que asaltaron el despacho de César Mifsut, arquitecto y profesor asociado de esta Universidad, increpándolo y causando diversos daños materiales en su lugar de trabajo".

Lo mismo ocurrió con la Cooperación Social Universitaria, entidad que inauguró una exposición de fotografía del Cabanyal a la misma hora en que se producía el asalto.

Tras desvincular de manera tajante los dos hechos, añadieron que "esta actitud violenta queda muy lejos de nuestra posición, siempre respetuosa y comprensiva hacia todas las posturas e ideas, por muy diferentes que sean a las nuestras. Por ello, queremos condenar sin reparos dichos incidentes.

Por su parte, la asociación de vecinos del Cabanyal condenó el ataque que sufrió César Mifsut y lo calificó de una acción "de carácter violento sin paliativos". Desde la entidad denunciaron que la agresión se agrava, aún más, si se tiene en cuenta que se produjo en el interior de su despacho de la Politécnica. La asociación lamentó que estas acciones "no ayudan en nada a defender las condiciones de vida de los vecinos del barrio ni del futuro de su patrimonio arquitectónico y sólo confunden a la opinión pública".