Algemesí fumiga los árboles en los que hay estorninos para evitar ruidos y olores

La zona de la plaza de la Ribera está siendo la más afectada por esta especie de ave

REDACCIÓNVALENCIA
Zona en la que anidan los estorninos./
Zona en la que anidan los estorninos.

El Ayuntamiento de Algemesí ha iniciado ya los primeros pasos para actuar contra el exceso de población de los estorninos en la zona de la plaza de la Ribera.

El exagerado incremento de población de estorninos está causando situaciones molestas a los vecinos respecto a salubridad, olores y contaminación acústica de un modo tal que ha llegado a convertirse en una plaga que se debe controlar mediante mecanismos de planificación y regulación de la población.

Este ave de color oscuro se congrega en zonas urbanas para dormir; y es uno de los grupos de especies más adaptables que existen. Así pues, las copas de los árboles de la plaza, la especie de ficus presente en la zona, les proporciona un lugar en condiciones óptimas para pernoctar de manera segura.

"Esta especie dispone en esta zona de una temperatura constante, agradable para su anidación, y además con la seguridad de la prácticamente inexistencia de depredadores naturales, lo que anima al aumento excesivo de este tipo de pájaros en la zona", comentó el concejal de Medio Ambiente, Antonio F. Saá.

Por este motivo, desde el Ayuntamiento de Algemesí se están llevando a cabo nuevas medidas para reducir el número de aves en la zona. En concreto, una primera actuación ya realizada fue la fumigación con aceites minerales y productos ahuyentadores de aves que no resulten dañinos para la salud ni tóxicos para las aves.

Ahora, tras un exhaustivo estudio sobre los distintos métodos del control de esta plaga, en el que también se considera el agravante de no provocar molestias entre los vecinos con las nuevas actuaciones, el gabinete técnico medio-ambiental considera que el más adecuado es la poda de terciado de los Ficus; trabajo que ya ha empezado a realizarse.

"No hay ningún método eficaz al 100%, por lo que habrá que combinar distintas técnicas. La medida actual elimina los dormitorios comunales y provoca el alejamiento de los estorninos, aportando mayor claridad y luz a la zona", aseguró Antonio F. Saá, concejal de Medio Ambiente.

Saá asegura también que esta es la solución de emergencia menos drástica como medida inicial y que, acompañada de acciones preventivas como la poda adecuada y el estudio de la tipología de vegetación en la jardinería urbana, ayudará a paliar este tipo de plagas sin usos de biocidas y respetando al máximo el medio ambiente.

De este modo, desde el Ayuntamiento confían en que el tratamiento que se haga sirva para zanjar una situación bastante molesta para los vecinos. Vicente, un vecino de la zona, explicó que, "sobre todo, a mí, lo que más me molesta son los ruidos que producen. Me parece bien que se tomen este tipo de medidas para solucionar un problema que estaba adquiriendo tintes muy desagradables".