Desarticulan tres bandas de ladrones y traficantes que actuaban en la Comunitat

Cuatro de los delincuentes ya fueron detenidos en 2007 por asaltar empresas

J. MARTÍNEZVALENCIA/DÉNIA
Un agente de los Mossos d'Esquadra muestra una de las mazas intervenidas a los delincuentes kosovares./
Un agente de los Mossos d'Esquadra muestra una de las mazas intervenidas a los delincuentes kosovares.

Tres operaciones policiales contra la delincuencia organizada se han saldado con la detención de una treintena de malhechores implicados en robos en viviendas, vehículos y empresas, así como por traficar con drogas, en la Comunitat Valenciana y Cataluña.

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado una banda de ladrones que cometió presuntamente 20 robos en los últimos cinco meses en empresas de Lleida, Huesca y la Comunitat Valenciana.

El grupo fue detectado a mediados de diciembre en varios controles policiales de carretera. Los agentes identificaron de madrugada a los sospechosos con herramientas que utilizaban para robar. Los cuatro detenidos, tres kosovares y un italiano, ya tenían antecedentes tras ser apresados en julio de 2007 en la operación Tsunami.

El juez decretó su ingreso en prisión provisional, si bien al cabo de tres meses los dejó en libertad, a la espera de juicio, lo que aprovecharon supuestamente para cometer una nueva oleada de robos.

En aquel operativo se detuvo a 29 personas, algunas de las cuales participaron en el asalto a la casa de la familia Tous en Barcelona, durante el que murió uno de los intrusos por disparos del jefe de seguridad.

El grupo kosovar tenía seis escondites en bosques de Lleida, donde guardaban herramientas y parte del botín. Escogía normalmente empresas en polígonos industriales pequeños y sin vigilancia. Cuando determinaban el momento más adecuado para perpetrar el asalto, de noche y con la empresa vacía, llegaban con dos vehículos.

Uno de ellos, de avanzadilla, comprobaba que no había patrullas policiales. El segundo llevaba las herramientas. Los expertos ladrones siempre anulaban las alarmas y accedían por el lugar más idóneo: escalando un muro, mediante el método del butrón o forzando una puerta.

Uno de ellos se quedaba vigilando las calles de acceso a la empresa, mientras los otros buscaban la caja de seguridad y la abrían utilizando un mazo. Su objetivo era el dinero en efectivo y los pequeños aparatos electrónicos. Aunque se desconoce la cantidad exacta robada, la policía comprobó que los investigados enviaron al extranjero más de 55.000 euros en los últimos meses.

Oleada de robos en Rojales

Otra de las operaciones fue desarrollada a comienzos de esta semana por la Guardia Civil en Rojales. En el municipio alicantino fueron apresadas nueve personas por su implicación en casi una treintena de asaltos cometidos en casas y vehículos.

Los detenidos por los robos son A. Y. M., de 19 años, y un menor. Como encubridores fueron apresados el español L. T. P., de 25 años, el tunecino W. B. A., de 24 años, y los marroquíes B. T., A. K. y A. E., de entre 23 y 31 años. Otros dos ciudadanos búlgaros -B. A., de 23 años y N. M., de 37- fueron acusados de vender el botín de los robos.

La Guardia Civil inició la investigación tras abundantes robos cometidos en viviendas y vehículos de un mismo barrio de Rojales entre enero y marzo. Las indagaciones permitieron a los agentes imputar a los sospechosos hasta 16 asaltos a domicilios y 10 sustracciones cometidas en el interior de turismos. Durante la operación se han recuperado numerosos efectos robados.

Otra red desmantelada en Xàbia

La Guardia Civil de Xàbia ha logrado detener en Alicante a Daniel R. R. G., último miembro de una banda de traficantes colombianos asentada en Xàbia y al que se le seguía el rastro desde hace meses.

La operación Sarcoma, que ha supuesto la detención de 14 personas, se inició en octubre del pasado año, tras averiguar que uno de los arrestados esperaba el envío de un paquete con 513 gramos de cocaína. Los agentes se apostaron durante varios días en la oficina postal hasta poder sorprenderle en plena faena cuando lo recogía.

Posteriormente se llevaron a cabo seis registros en Xàbia y se detuvo a cinco individuos más, todos colombianos, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, asociación ilícita y receptación.

Los ocho miembros de la banda que se escabulleron en ese momento huyeron de Xàbia, pero fueron detenidos posteriormente por agentes de la Benemérita en la ciudad de Alicante y el aeropuerto de Barajas.

sucesos@lasprovincias.es