China vende a la Comunitat un 110% más que hace tres años

Las ventas de productos valencianos al gigante asiático suben un 43%. Maquinaria eléctrica y calzado, principales artículos importados. El parón del consumo refuerza el negocio de almacenes y bazares

REDACCIÓNVALENCIA
Bazar chino de ropa en el barrio de Ruzafa./
Bazar chino de ropa en el barrio de Ruzafa.

La llegada esta semana de un superbuque de origen chino al puerto de Valencia ilustra gráficamente cómo han evolucionado las relaciones comerciales de la Comunitat con el país asiático. El imponente CSCL Long Beach, de 337 metros de eslora y 46 de manga, estableció una nueva marca en los muelles valencianos, que jamás habían acogido embarcación más grande. La escala en el puerto valenciano refleja a la perfección el maridaje entre la contundente representación del poderío comercial chino y la vocación exterior de la Comunitat: el buque embarcó múltiples contenedores para exportar y desembarcó varios cientos, aunque muchos de ellos se reexpedirán a otras zonas e incluso a otros países de nuestro entorno.

Las relaciones mercantiles con China han crecido de forma exponencial en los últimos años. La evolución desde 1995 permite observar en el capítulo de exportaciones un crecimiento modesto pero sostenido y especialmente fuerte en los últimos ejercicios, según los datos publicados este mismo mes por el IVEX. En cuanto a las importaciones, se registra un fuerte impulso a partir del año 2002, cuando China empieza a sacar mayor provecho de su entrada en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la liberalización de sectores como el textil o el calzado. De los 1.260 millones de euros que se importaban de origen chino en la Comunitat en 2004 se ha pasado en 2007 a 2.643 millones lo que supone un crecimiento del 110%.

Los datos afianzan cada día más la relación comercial de la Comunitat con el país asiático. De hecho, en 2007 la Comunitat fue el origen del 13% del total exportado por España, lo que la sitúa como la cuarta autonomía con más valor de exportaciones a China y la tercera en importaciones. En este ejercicio pasado, las exportaciones valencianas crecieron un 34,32%, hasta los 270 millones de euros; mientras que las importaciones aumentaron un 28,55%, los que supuso 2.643 millones.

Primer socio comercial

En estos últimos años la balanza comercial entre China y la Comunitat se ha ido desequilibrando de forma muy abultada. El diferencial entre el valor de lo importado y lo exportado, arroja un saldo negativo de 2.373 millones de euros en 2007, lo que los especialistas traducen en tasa de cobertura de un 10,23%. La cobertura nacional queda en 16.583, al que le corresponde una cobertura de un 11,08%.

China además se ha afianzado como el primero socio comercial del puerto desde que desbancó a Estados Unidos en 2004. Los últimos datos de tráfico de mercancías de la Autoridad Portuaria Valenciana, correspondientes a enero, certifican estas primacía con un total de 844.443 toneladas con origen o destino China operadas en los puertos de Valencia, con un incremento de un 14,61% con respecto a enero de 2007. Para hacerse una idea del liderazgo chino baste decir que el volumen de carga con el segundo país, Italia, ronda los 344.016 toneladas; y el tercero, Estados Unidos, no llegada a las 300.000 toneladas.

En cuanto a los capítulos con los que hay más intercambio comercial destacan la venta a China de máquinas mecánicas, que suponen el 31% de lo exportado, mármol y piedras sin trabajar, que implica el 22%, y productos químicos orgánicos, que constituye el 10% del total. Estos tres grupos concentran el 63% del valor total de lo exportado. Llama la atención que los capítulos con mayor crecimiento este ejercicio aparezcan cobre y maquinaria eléctrica.

Precisamente, entre los artículos más importados en 2007 el 15,71% fue maquinaria eléctrica, el 9,16% calzado, y el 8,13 fundición, hierro y acero.

Entre las partidas más relevantes de la importación aparecen gran parte de artículos que también se fabrican en la Comunitat en sus industrias tradicionales. Calzado, textil, juguete, mueble son algunos de los sectores manufactureros con gran arraigo valenciano que tienen que competir en su propia casa con la producción procedente de China, mucho más barata gracias a los ínfimos costes laborales del gigante asiático.