Nou Temple y Encoval presentan suspensión de pagos y dejan más de 2.500 viviendas sin terminar

Las dos promotoras valencianas sufren el parón inmobiliario y sus deudas afectan a algunas constructoras que ya están en concurso Las llaves de más de 2.500 viviendas están en el aire. Las promotoras valencianas Nou Temple y Encoval han presentado su solicitud para someterse al proceso concursal (la antigua suspensión de pagos). Ambas cuentan con proyectos en los municipios alicantinos de Dénia, Xàbia, Calpe, Els Poblets, L’Alfàs del Pi y La Vila Joiosa. Nou Temple cuenta en su web con 23 promociones entre las que se cuentan unas 1.500 viviendas, mientras que Encoval roza las 1.000 en obra.

JULIÁN LARRAZVALENCIA
Finca de la calle Rojas Clemente, número 7, en la que Nou Temple tiene previsto llevar a cabo su rehabilitación./
Finca de la calle Rojas Clemente, número 7, en la que Nou Temple tiene previsto llevar a cabo su rehabilitación.

Las llaves de más de 2.500 viviendas están en el aire. Las promotoras valencianas Nou Temple y Encoval han presentado su solicitud para someterse al proceso concursal (la antigua suspensión de pagos). Nou Temple cuenta en su página web con 23 promociones entre las que se cuentan alrededor de 1.500 viviendas mientras que Encoval roza las 1.000 viviendas en obra.

La maniobra de acudir al juez al proceso concursal permitirá a ambas firmas dedicadas fundamentalmente a la promoción de viviendas contar con un año para estabilizar sus cuentas. Es el plazo máximo que permite la ley y éste empezará a contar a partir de que el juzgado de lo Mercantil acepte la solicitud.

En el caso de Nou Temple es el juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia el que tiene sobre su mesa la solicitud para el concurso de acreedores. De este modo, los dos juzgados de Valencia se reparte la suspensión de pagos de las dos grandes promotoras valencianas que han caído. Fernando Presencia tutela a Llanera mientras que Salvador Vilata hará lo propio con la recién caída Nou Temple. La coyuntura de la vivienda, en claro descenso de sus ventas, ha acelerado las dificultades de las promotoras que aprovecharon el último boom inmobiliario para crecer a pasos agigantados.

La recesión inmobiliaria tuvo su primer susto en el febrero pasado con la caída de Astroc en bolsa. Llanera fue el segundo varapalo valenciano mientras se asimilaba la crisis subprime y ahora, cuando los servicios estadísticos empiezan a confirmar que el aterrizaje suave no era más que un sueño se estrellan dos nuevas inmobiliarias que crecieron como la espuma durante los últimos años.

El despegue de Nou Temple se produjo a partir de 2006. Con ocasión de la feria inmobiliaria Urbe y Desarrollo, celebrada en Feria Valencia, la promotora valenciana anunciaba que su presupuesto de publicidad aumentaba un 50%. El objetivo era dar a conocer sus productos estrella como la Urbanización Nou Castellnovo, en la provincia de Castellón, o Nou Calicanto, en la de Valencia.

La cita en Feria Valencia fue todo un éxito para la compañía. Según declaraciones a la prensa de finales de 2006, Nou Temple había vendido 250 viviendas en Urbe y Desarrollo. Suponía el triple de lo que había conseguido en la edición de 2005 y abría la puerta a marcarse un gran reto. Unos de sus reclamos era el regalo de un crucero.

Ese año la promotora cumplía 10 años y había alcanzado la cifra de los 5.000 hogares vendidos. "Nou Temple pondrá en el mercado 5.000 viviendas en los próximos tres años", aseguró Marta Romero, la por entonces directora de marketing de Nou Temple Promociones.

Esta firma se sumó a la guerra frente a los promotores más veteranos por la conveniencia de dar regalos al que comprara el piso. Soler Futura atacó con una anticampaña de publicidad en la que se leían mensajes como "¿Si te regalaran un carrito de bebé, tendrías otro hijo?". En esos momentos Nou Temple ofertaba que durante un máximo de dos años y medio se pagara una cuota mensual de 500 euros y posteriormente cero euros. A la firma de la venta, la promotora regalaba 12.000 euros.

No sé, no contesto

Desde hace por lo menos dos meses, según fuentes del sector, se estaban produciendo despidos en Nou Temple "igual que pasó con Llanera". LAS PROVINCIAS llamó ayer a Nou Temple para conocer la postura de la promotora ante su actual situación. Una mujer que se identificó como la "única persona con permiso para hablar con los medios" afirmó ser desconocedora de que su compañía se hubiera sometido a la suspensión de pagos.

"Hay gente que se ha ido de la empresa en las últimas semanas, algunas veces seis, otras diez pero también entra gente nueva a trabajar". Actualmente, la plantilla la conforman, según esta fuente, 40 personas.

Cuestionada la persona de marketing de Nou Temple por el número de promociones y viviendas prevendidas se negó la respuesta. Ni una palabra sobre la situación financiera de la empresa. Según ha podido saber este periódico, hay varias pequeñas y medianas constructoras encargadas de obras de Nou Temple y que ahora están sometidas al proceso concursal. Para evitar la quiebra necesitan cobran las "cantidades importantes" que les debe la promotora.

Actualmente, Nou Temple tiene 23 promociones entre las que destaca, fundamentalmente, la situada en la provincia de Castellón, Nou Castellnovo, y la de la provincia de Valencia llamada Nou Calicanto. Fuera de la Comunitat Valenciana, la promotora tiene en las islas Baleares, Cap de Menorca, promoción prácticamente vendida y dos nuevas promociones en Tarragona que en su página web no figura ninguna vivienda que haya sido comprada.

Los mayores problemas vienen Valencia (ocho promociones), Alicante (7) y Castellón (5) donde los bloques de viviendas y unifamiliares tiene un reparto entre ventas y disponibles. En la ciudad de Valencia, Nou Temple tenía previsto rehabilitar el céntrico edifico situado en la calle Rojas Clemente número 7. A pesar de que el edifico está sin tocar, de las catorce vivienda la número 11 no se encuentra disponible.

1.000 pisos por terminar

Encoval, por su parte, tiene casi un millar de viviendas por terminar y, según afirma a EFE, se ha sometido voluntariamente al proceso concursal en el juzgado de lo Mercantil "para garantizar la continuidad de su actividad". Sus 957 viviendas en fase de obra a cargo de la empresa están distribuidas entre la Comunitat Valenciana y Tarragona.

Los motivos alegados por los directivos de la constructora para iniciar este trámite son "la falta de liquidez transitoria derivada del endurecimiento del sistema financiero", así como "la situación de morosidad de sus clientes promotores inmobiliarios".

Según los datos de su página web, Encoval tiene obras en la provincia de Valencia en Chiva, Alzira, Puzol, Picassent, El Puig, Gilet y Valencia mientras que en Alicante construye en Altea, Denia, Calpe, Alfàs del Pi y Villajoyosa. En Castellón, tiene un obra en Vinaròs.

La firma también invierte fuera de la Comunitat, ya que tenía previsto destinar 2,6 millones euros en la construcción de 44 viviendas y otras tantas plazas de garaje en la playa de Alcanar, en Tarragona.

Encoval también ha dirigido su actividad hacia otros puntos de España, desarrollando actuaciones sobre 3.263 metros cuadrados en Baleares donde, en conjunto, la obra que asumió alcanzó el presupuesto de 360.608 euros. En cuanto a obra civil, su actuación de más presupuesto (2.434.100 euros) lo destina en monasterios.

Para los propios clientes de Encoval, entre los que destaca Espacio como comprador del mayor porcentaje de inmuebles construidos por la empresa (un 13,4% del total de obras finalizadas), la promotoras valenciana ha comunicado que su situación financiera "no tiene consecuencias para las empresas participadas".

Entre los principales clientes con los que cuenta la constructora valenciana figuran, además de Espacio, las promotoras Encovi (11,70%), Promociones Denia 2002 (10,70%), Nuespri (10,40%), Cisa Habitat (10,10%), Parque Sol (9,90%), Vallehermoso (9,20%), Pinar Levante (6,60%) o la Inmobiliaria Cruz de Játiva (4%).

Fotos

Vídeos