La reducida estación de San Isidro se ve incapaz de acoger el alud de viajeros por la obra del AVE

En una semana se cuadruplicará el número de usuarios que llegarán desde l'Horta, la Hoya de Buñol y Requena-Utiel por los trabajos de construcción de la alta velocidad

C. FERNÁNDEZVALENCIA
Estación de metro de San Isidro con varios trenes en los andenes./
Estación de metro de San Isidro con varios trenes en los andenes.

La semana próxima la estación de metro de San Isidro se convertirá en un ir y venir de pasajeros que jamás se habrían podido imaginar los empleados de este apeadero apartado del centro de la ciudad.

La parada recibirá 9.380 viajeros diarios que se sumarán a los 3.000 que tiene de media, por lo que llegará a cuadruplicar su demanda. Las obras del AVE son las culpables de esta situación que se mantendrá hasta 2010.

El sábado que viene comenzará esta avalancha de pasajeros procedentes de la línea de Renfe C-3 Valencia-Buñol que se cortará para ejecutar las obras del AVE.

Los alcaldes de las localidades afectadas están preocupados por los retrasos que se producirán y temen que la estación de San Isidro, donde los viajeros deberán hacer el transbordo, no tenga suficiente capacidad.

Ante esta situación los alcaldes de Alaquàs, Aldaia, Buñol, Requena y Xirivella mantuvieron ayer una reunión de urgencia con el director general de Transportes, Vicente Dómine, para arrancarle un compromiso de mejorar las instalaciones.

El director general se comprometió a mejorar la instalación de alumbrado, ampliar las marquesinas, construir un nuevo vallado y eliminar las barreras arquitectónicas que tiene la estación.

Todas estas actuaciones comenzarán a ejecutarse el próximo mes de septiembre y entran dentro de un plan de modernización que estaba previsto y se iba a ejecutar, pero que ante las obras del AVE, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana ha decidido realizarlas antes de lo previsto.

La estación está situada cerca de un descampado, en las proximidades del cementerio municipal de Valencia, y tiene bastantes escaleras que impiden la circulación de personas con silla de ruedas. Por tanto, una de las principales medidas será hacerla adaptable.

Además, a petición de los alcaldes, la Generalitat también se comprometió a poner más recursos para aumentar los frecuencia del metro, así como a colaborar con Renfe para la creación de un billete único metropolitano que agrupe los desplazamientos en metro, autobús y tren.

Sin embargo, a pesar de estos compromisos los alcaldes de estos municipios estaban molestos "ante la pasividad y falta de previsión e iniciativa de la Generalitat frente a este problema".Los alcaldes denunciaron que la Administración autonómica no se había planteado hasta ahora la adecuación de la obsoleta estación de San Isidro para recibir la avalancha de usuarios de la línea C-3.

Para estos ayuntamientos "es obligación de la Generalitat es defender de verdad los intereses de los valencianos y no usar la Administración para intereses partidistas y practicar el victimismo.

Esta no ha sido la única reunión que han mantenido estos municipios. En las últimas semanas los alcaldes de Alaquàs, Aldaia, Buñol, Requena y Xirivella, municipios afectados por el corte de la línea, han realizado varias reuniones con responsables del Ministerio de Fomento y de Renfe con el objetivo de evitar perjuicios a los vecinos de estos pueblos.

Renfe les tranquilizó y les aseguró que los usuarios de la C-3 podrán desplazarse en metro al centro de Valencia por el mismo coste. Esto se podrá hacer mediante la creación de un billete único de transporte público metropolitano para los usuarios de la C-3. Por tanto, Renfe sufragará la diferencia del coste del billete hasta las paradas del metro de la Plaza de España, Colón y Bailen.

Desde hace varios meses Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana y Renfe han estudiado la forma de minimizar los efectos negativos de la obras del AVE. Por ello han firmado un convenio suscrito por FGV y Renfe que permitirá la prestación de un servicio alternativo de Cercanías y Media Distancia, en el tramo comprendido entre la nueva estación de Valencia -Sant Isidre y Valencia Nord.

El tramo que comprende Valencia -Sant Isidre y la estación del Norte se interrumpe la circulación ferroviaria. De esta forma los trenes de las líneas de Cercanías C-3, C-4 y de Media Distancia entre Cuenca-Valencia tendrán como origen y destino la nueva estación de Sant Isidre. Los viajeros se dirigirán allí para poder coger el metro con el mismo billete y elegir dos opciones: continuar viaje por la Línea 1 hasta Plaza de España o realizar su viaje por la Línea 5 hasta Bailén.

Fotos

Vídeos