La Audiencia ordena procesar al yerno de Ferri por la muerte de dos asaltantes a su chalé de Canals

Ha emitido un auto por el que ordena a la juez de instrucción de Xàtiva, que concluyó el caso sin procesar al empresario al aplicarle el eximente de legítima defensa, que reabra la causa y le procese por dos delitos de homicidio

EUROPA PRESS |VALENCIA
El empresario Francisco Ramírez./
El empresario Francisco Ramírez.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado a la juez de instrucción del municipio valenciano de Xàtiva que procese al empresario Francisco Ramírez, yerno del fundador de la empresa textil Ferry's, por la muerte de dos personas que presuntamente asaltaron su chalé de Canals el pasado 4 de enero de 2006, según informaron a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

La Audiencia ha emitido un auto, con fecha de 13 de marzo, por el que ordena a la juez, que concluyó el sumario del caso sin procesar al empresario en base a la aplicación del eximente de legítima defensa, que reabra la causa y lo procese por dos delitos de homicidio. La sala estima así los recursos interpuestos por la acusación particular y las defensas en los que apelaban a su procesamiento, a pesar de que el ministerio fiscal no lo solicitase.

La Audiencia de Valencia recurrió al artículo 645 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para reabrir la causa, ya que en éste figura que "sólo se permite de forma exclusiva el sobreseimiento libre cuando un hecho no es constitutivo de ningún delito". De lo contrario, como ocurre en este caso, establece que debe ser un tribunal el que valore la existencia o no de responsabilidad criminal.

El asalto a su casa de Canals se produjo el pasado 4 de enero, cuando Francisco Ramírez, casado con la hija del fundador de la empresa textil Ferry's, se encontraba junto a su mujer en el interior de su chalé.

Sobre las 20.00 horas, al menos nueve hombres con acento sudamericano, encapuchados, vestidos de negro y armados, accedieron al interior de la vivienda. Primero amordazaron a los guardeses de la parcela, y después se dirigieron a la vivienda principal.

Una vez en su interior, subieron a la primera planta del chalé y sorprendieron al matrimonio que estaba viendo la televisión en una de las habitaciones. Los asaltantes amordazaron y maniataron a la mujer y obligaron a Ramírez a entregarles el contenido de la caja fuerte.

No obstante, el empresario aprovechó un descuido y consiguió hacerse con su rifle de tiro olímpico, deporte al que es aficionado, y se inició un tiroteo, tras el que fallecieron dos de los atracadores y Ramírez resultó herido de arma blanca en el abdomen. Los atracadores restantes se dieron a la fuga y se llevaron abundantes joyas y una pequeña cantidad de dinero en metálico.