Los actos de violencia xenófoba se ceban en Valencia con los inmigrantes magrebíes

Nueve de los 75 asesinatos registrados en España, en la Comunitat

P. H.VALENCIA
Imagen de archivo de una pintada racista en el Consulado de Marruecos en Valencia./
Imagen de archivo de una pintada racista en el Consulado de Marruecos en Valencia.

Los actos más graves de violencia racista o xenófoba en la Comunitat Valenciana se han centrado en los últimos años especialmente en la población inmigrante del Magreb, pero también en la procedente de Europa del Este.

Anteayer se celebró el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial y diferentes organizaciones recordaron la escalada de actos violentos que está produciéndose en España, pero también en la Comunitat.

El Informe Raxen 2007 presentado por Movimiento contra la Intolerancia el pasado mes de diciembre ya alertaba de que esta autonomía registró el año pasado al menos 600 agresiones racistas o actos "de odio".

Un avance del Informe Especial 2008 recopila 75 crímenes de este tipo conocidos en España. Esta organización social advierte de que sólo se trata de los casos que trascendieron a los medios de comunicación.

De ellos, nueve se registraron en la Comunitat Valenciana, con el resultado de diez personas asesinadas. La mitad eran magrebíes: de Marruecos o Argelia.

El último caso grave conocido en Valencia fue el apuñalamiento de un hombre, con gritos de "moro de mierda, vete a tu país". La víctima no es magrebí, sino árabe: se trata de un libanés de origen sirio que pudo salvarse. Ocurrió en noviembre en la calle Manuel Candela.

En los últimos años ha habido homicidios o delitos de lesiones graves en Sagunto, Alcossebre, Callosa o Sant Vicent del Raspeig. Y se han conocido agresiones en diferentes municipios de las provincias de Castellón y Alicante, o pintadas en mezquitas de Valencia y Torrent

Uno de los sucesos más conocidos fue el doble asesinato perpetrado en 2001 en Ruzafa, en el que dos jóvenes argelinos (en principio se pensó que uno era tunecino) fueron apuñalados mortalmente. Les acuchillaron en la espalda.

Fueron acusados cuatro jóvenes que iban con la cabeza rapada. Sólo fue condenado uno y el jurado consideró que no quedó demostrada una motivación racista, a pesar de que los policías declararon en el juicio que uno de los procesados dijo al ser detenido: "Por dos moros de mierda lo vamos a tener que pagar los españoles".

Con motivo del día contra el racismo (en recuerdo de la matanza de Sharpeville, en Sudáfrica, en 1960), diversas ONG propusieron la creación de una Fiscalía Especial que persiga los delitos xenófobos o racistas y que las víctimas de estos ataques reciban, en caso de no tenerlo, un permiso de residencia.

El portavoz de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, ya advirtió de que los 600 actos racistas, homófobos, xenófobos o violentos por cualquier otro motivo son el "mayor número" de casos en toda España, donde se contabilizaron 4.000.

phuguet@lasprovincias.es