Educación para la Ciudadanía se dará en inglés y los objetores cursarán una alternativa

La Conselleria necesita 125 profesores para impartir la nueva asignatura durante una hora a la semana

CONCHA RAGAVALENCIA
Varios niños asisten a una clase en un colegio./
Varios niños asisten a una clase en un colegio.

El Gobierno valenciano ya ha desvelado el futuro de la aplicación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en la Comunitat Valencian. Será en inglés, durante una hora a la semana, a partir del próximo curso para segundo de Secundaria y del curso 2009-2010 para quinto de Primaria.

Además, se programarán actividades alternativas, no evaluables, para quienes objeten a la controvertida materia, y se creará un registro de objetores en los respectivos Servicios Territoriales de Educación de las tres provincias.

Así lo acordó ayer el Consell en su sesión plenaria de los viernes. Se trata del primer acuerdo adoptado a tan sólo cinco días de las elecciones generales que dieron como resultado la continuidad de un Gobierno socialista. El mismo que hace cuatro años aprobó la creación de una nueva asignatura llamada Educación para la Ciudadanía y a la que, desde el primer momento, se opusieron a su aplicación los gobiernos autonómicos del PP.

Tras aplazar la aplicación de esta asignatura hasta el curso próximo, algo previsto en la propia LOE, el Consell acordó ayer el desarrollo de la asignatura a partir del curso próximo.

El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, compareció para explicar el acuerdo y señaló que la Generalitat "aplicará la ley y no promoverá la objeción de conciencia en esta asignatura".

Pero también señaló que, dado que ya se han presentado "algunos casos" de objeción de conciencia, (199 obran en el registro de Educación, según datos de la propia Conselleria), "se ofrecerá una alternativa que no menoscabe su proceso educativo y que cuente con la atención docente adecuada".

Dicha actividad, todavía sin definir, no será evaluable, segúna seguraron fuentes de la Conselleria.

Todas estas peculiaridades deberán regularse. Para ello, el Gobierno valenciano ha previsto publicar una Orden, en un plazo máximo de dos semanas, para la aplicación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Registro

Entre las medidas que contempla la Conselleria se encuentra la creación de un registro "para las familias que quieran objetar en ejercicio de su derecho constitucional reconocido por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y visto el informe de los servicios jurídicos".

El Gobierno valenciano también está preparando el material docente en inglés para que los alumnos de segundo de Secundaria puedan impartir esta asignatura el curso próximo.

Educación para la Ciudadanía se dará una hora a la semana en segundo de Secundaria a partir del curso próximo y también una hora en quinto de Primaria, cuando se aplique en este nivel escolar en el curso 2009-2010.

Para ello, el Consell ha estimado que necesita una plantilla de 125 profesores. Estará impartida por aquellos profesores de Filosofía o de Geografía e Historia que voluntariamente lo soliciten. En el caso de que no se cubran las necesidades se contratarán interinos.

El presupuesto que maneja la Conselleria para hacer frente a la implantación de esta materia en lengua inglesa oscila entre los 1,6 millones y los 3,2 millones de euros, "en función, entre otras cosas, del número de profesores que se tenga que contratar", indicaron.

El posicionamiento del Gobierno valenciano ha estado precedido del pronunciamiento del Gobierno de Madrid, antes de elecciones, afirmando que apoyaría la objeción de conciencia a la asignatura, como también ha hecho Murcia y ayer mismo manifestó el Gobierno de La Rioja, todas estas autonomías están gobernadas por el PP.

Falta aún por concretar algunos aspectos de la entrada en vigor de Educación para la Ciudadanía en los centros escolares de la Comunitat.

Satisfacción de los padres

Contentos pero cautelosos hasta tener más información. Ese fue el sentir expresado por el presidente de la Confederación Católica de Padres de Alumnos de la Comunitat Valenciana, Nicolás, Sánchez, tras el anuncio de que el Consell va a implantar la asignatura de Educación para la Ciudadanía en inglés y con alternativa para quienes no quieran cursar esta materia por razones de conciencia.

Nicolás Sánchez manifestó que la decisión de que haya alternativa "es un paso adelante, porque significa que el Consell acepta la objeción a la asignatura y es señal de respeto a las familias para que eduquen a sus hijos según sus creencias y no por la que imponga el Gobierno central. Es un no rotundo a la ideologización".

Sin embargo, mostró cautela ante la falta de información sobre la alternativa que va a proponer la Conselleria de Educación, a la que recrimina "que no haya hablado antes con los padres ".

Para el representante de los padres católicos se genera alguna duda como la de la fórmula para eximir de la asistencia a clase de Educación para la Ciudadanía. "Las asigntauras del currículum están reguladas por Ley y el Gobierno autonómico no tiene competencias para incluir o suprimir materias. No puede crear una asignatura alternativa. Por tanto, falta saber cómo se arbitrará".

"Si mediante un Decreto crea un nuevo currículum escolar incluyendo una asignatura nueva, puede incurrir en una ilegalidad que los tribunales de justicia pueden anular, con lo que se crea una inseguridad jurídica a los padres que hayan decidido objetar a esta materia".Consideró que lo oportuno es que se regulen actividades alternativas dentro de los márgenes legales", manifestó.