Problemas auditivos en la infancia

Un pediatra inspecciona el oído de una niña./
Un pediatra inspecciona el oído de una niña.

Los problemas auditivos en la infancia son muy frecuentes y desde este foro quiero abordar fundamentalmente dos patologías, la sordera y las otitis.

La sordera

La sordera en el niño puede ser diagnosticada a los pocos días de vida (www.bienvenidoalavida.es) mediante una prueba que se denomina de otoemisones acústicas y que consiste en obtener mediante un aparato que emite un sonido que hace que se produzca una especie de eco que es analizado y valorado para dar una respuesta positiva o negativa a la prueba. Es fundamental que el niño esté lo más calmado posible, si esta dormido mejora aún ya que cualquier ruido exterior imposibilita su realización. El hecho de no pasarla los primeros días de vida no significa que el niño esté sordo sino que es posible que existan secreciones dentro del conducto auditivo que impidan la normal realización de la prueba, deberemos de repetirla pasados unos días y si al mes de vida sigue mostrándonos que el bebé padece una sordera, deberemos recurrir al otorrino el cual mediante una prueba denominada "potenciales auditivos" que es mucho más fiable y que ya en algunas comunidades es la que utilizan para el despistaje en todos los recién nacido.

El diagnóstico precoz de la hipoacusia permite iniciar su tratamiento antes de los 6 meses, muy importante para evitar alteraciones del lenguaje y favorecer el desarrollo neuropsicológico del niño. Existen algunas enfermedades que ocasionan un daño irreparable en el nervio auditivo lo que hace que muchos niños padezcan una sordera imposible de tratar lo que ocasionará la alteración en el habla conocido como sordomudez.

La otitis

En la infancia es una de las patologías que más acostumbrados están los pediatras. Fundamentalmente me referiré a la otitis media aguda, a la otitis serosa y a la otitis de las piscinas. Estas son las tres más frecuentes. La primera de ellas u otitis media agua es de origen infeccioso bacteriano, vírico o por hongos. Ocasiona un cuadro de dolor intenso que solo desaparece cuando se produce la supuración del oído por rotura del tímpano lo que hace que dicha membrana ya no esté a tensión que era la causa del dolor. Se suele acompañar de un cuadro catarral de vías altas con afectación faringo amigdalar, moco en nariz, fiebre y presencia de vómitos, irritabilidad y rechazo del alimento en los más pequeños. La otitis serosa es también una patología habitual y consiste en la presencia de moco detrás del tímpano, normalmente a consecuencia de cuadro de vegetaciones o de alergias que hace que haya una mayor producción de mucosidad que se acumula en las trompas de Eustaquio y que son un caldo de cultivo para infectarse y ocasionar una otitis media aguda. El tratamiento consiste en tratar la causa, si es una alergia controlarle y si es un problema de vegetaciones, extirparlas y colocar unos tubitos de drenaje en el tímpano para que el moco fluya y no ocasiones problemas.

La otitis de las piscinas es una otitis externa por afectar al conducto auditivo y se suele dar fundamentalmente en verano pero si el niño va a natación, la observamos todo el año. Se produce por quedar restos de agua en el conducto e infectarse dando lugar a un cuadro de dolor y picor fácil de reconocer. Se da sobre todo con agua dulce que es más fácil que esté contaminada por microorganismo que el agua salada del mar.

Por último ya que estamos en fallas y el oído puede ser perjudicado por el ruido de los petardos, es fundamental el apartar a los más pequeños del estruendo de las mascletás ya que su oído es más inmaduro y por ello más vulnerable. En los más mayorcitos es importante recalcarles que ante el estruendo abran bien la boca para evitar una presión negativa que podría dañar el tímpano, además la sensación de pitido que nos puede quedar, puede durar varios días y no desaparece con nada, quien la haya padecido no se le olvida nunca.

clinicagarciasala@ono.com

Fotos

Vídeos