Desarticulada en Alicante una banda cuyos miembros se hacían pasar por policías para robar a narcotraficantes

La Guardia Civil de Alicante ha desarticulado una banda cuyos miembros se hacían pasar por policías para robar importantes cantidades de hachís a narcotraficantes, en una operación que se ha saldado con 29 detenidos y la aprehensión de casi siete toneladas de esta droga.

EUROPA PRESS |Alicante

La Guardia Civil de Alicante ha desarticulado una banda cuyos miembros se hacían pasar por policías para robar importantes cantidades de hachís a narcotraficantes, en una operación que se ha saldado con 29 detenidos y la aprehensión de casi siete toneladas de esta droga.

Los agentes han decomisado también a los arrestados, que son de distintas nacionalidades, varias embarcaciones, seis vehículos de alta gama robados, armas y efectos valorados en más de medio millón de euros, han informado hoy fuentes del instituto armado.

Estas detenciones se enmarcan en la operación "Julo", desarrollada en diciembre y enero pasados en Tarragona y Murcia, respectivamente, y que permitió el desmantelamiento de redes de traficantes de hachís a gran escala que tenían conexiones con el grupo desarticulado.

En total han sido arrestados nueve marroquíes, un argelino, un francés, un colombiano y diecisiete españoles, quienes han pasado a disposición judicial acusados de los delitos de asociación ilícita, tráfico de estupefacientes, tenencia ilícita de armas, robo de vehículos, robo con violencia e intimidación y falsificación de documentos.

La organización desmantelada por la Guardia Civil de Alicante está considerada "peligrosa" y operaba en diferentes provincias españolas, donde también robaba vehículos de lujo y falsificaba las placas de matrícula.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado mes de junio tras el hallazgo, en un garaje de Torrevieja, de un todoterreno de alta gama robado, en cuyo interior se encontraron 960 kilogramos de hachís y una pistola ametralladora en perfecto estado y lista para usar.

También se hallaron dentro del vehículo un lanzadestellos similar a los utilizados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en sus coches oficiales camuflados y pasamontañas.

Aunque el garaje donde se localizó el todoterreno había sido alquilado con un DNI falso, los agentes lograron identificar a las personas que habían realizado la operación -un vecino de Torrevieja, D.M.V., y su compañera sentimental-, así como al resto de la banda.

Los sospechosos centraban su actividad en el seguimiento de grupos de narcotraficantes de hachís, a los que acechaban y robaban haciéndose pasar por policías, e incluso llegaban a vigilar la costa paradetectar los desembarcos.

En otros casos ofrecían sus servicios o coches para infiltrarse en esas redes y atracarles en el momento del desembarco.

A primeros de diciembre del año pasado, el grupo delictivo se desplazó hasta Tarragona en dos vehículos sustraídos para apoderarse de un alijo de hachís que iba a ser depositado en el Delta del Ebro.

La presión ejercida por la Guardia Civil sobre la banda culminó con la captura de cinco personas y la intervención de tres toneladas de hachís y de los vehículos en los que se iba a transportar la droga.

En esa ocasión, D.M.V. y sus acompañantes huyeron tras una persecución por diversas carreteras del sur de la provincia de Tarragona y del norte de la de Castellón.

Los delincuentes contactaron más tarde con narcotraficantes de hachís que actuaban en La Manga del Mar Menor, donde fue detenido a mediados de enero uno de sus dirigentes, M.V.S., junto a otras 14 personas.

La operación ha culminado a finales del pasado mes de febrero con la desarticulación de la banda.