Una red obligaba a prostituirse a jóvenes para saldar una deuda de 5.000 euros

La Policía Nacional arresta a un hombre y tres mujeres en un local de alterne de Valencia

A. CH.VALENCIA
Dos prostitutas se acercan a un coche en una zona de Valencia./
Dos prostitutas se acercan a un coche en una zona de Valencia.

Llegaban a la Comunitat Valenciana con una deuda de 2.000 euros contraída con una organización mafiosa. Pero los ardides delictivos del grupo de delincuentes hacían que, nada más pisar suelo español, las víctimas vieran como la cantidad a pagar se disparaba hasta los 5.500 euros.

La Policía Nacional ha puesto fin a las andanzas de la trama valenciana de esta red internacional dedicada a la introducción de mujeres brasileñas para el ejercicio de la prostitución. Los agentes de la Brigada de Extranjería y Documentación han detenido en Valencia a cuatro de sus miembros, tres mujeres y un hombre, según la Jefatura Superior de Policía.

Las investigaciones de la operación se iniciaron a mediados del pasado mes, cuando los agentes supieron que en un local de alterne de Valencia podía estar explotándose sexualmente a mujeres en contra de su voluntad. La prostitución era el medio fijado por la red para que las mujeres pagaran la deuda generada como consecuencia del viaje a España.

El dispositivo se vio culminado el pasado 21 de febrero, cuando los policías registraron el club. En su interior localizaron 33 gramos de cocaína y 7.000 euros, así como documentación relativa al control que se ejercía sobre la actividad sexual de las mujeres .

Los agentes detuvieron al dueño del local, un joven marroquí de 30 años, y a tres mujeres de entre 20 y 45 años, de origen español, argentino y colombiano. Estas eran las encargadas de controlar a las mujeres que ejercían la prostitución.

La mafia desarticulada empezaba reclamando a las mujeres brasileñas 2.000 euros en concepto de billete de avión de ida y vuelta, reserva de hotel, seguro médico y dinero en efectivo para mostrar en frontera.

Pero una vez en Valencia, la deuda contraída subía a los 5.500 euros. Así, la mitad de sus ganancias en la prostitución iban destinadas a la amortización de la misma.

Las mismas fuentes señalaron que los arrestados, ante cualquier retraso del pago o incumplimiento de obligaciones por parte de las víctimas, les imponían a estas sanciones de hasta 40 euros.

A los detenidos se les acusa de ser presuntos autores de delitos relativo a la prostitución y contra los derechos de los trabajadores. El propietario del local de alterne está acusado también de un delito contra los ciudadanos extranjeros y contra la salud pública, por la droga hallada en el establecimiento. Desde la Jefatura Superior de Valencia indicaron que las tres mujeres fueron puestas en libertad por la policía tras tomarles declaración, con la obligación de comparecer ante el juez cuando sean requeridas. Mientras, el hombre pasó a disposición del juzgado de guardia.