Alzira: Fallas y Semana Santa

JOSÉ PALACIOS BOQUERA

Este año coinciden las Fiestas Falleras y la Semana Santa. Como alzireño me agrada que las fiestas josefinas de nuestra Ciudad tomen impulse cada vez mayor y que sean dignas en si mismas, para que se aprecie el ambiente sano y el prestigio de nuestra Ciudad, a la vez que, cuantos nos visitan para contemplar los fastuosos monumentos, perciban el espíritu acogedor, que distingue a nuestra tierra. Es una oportunidad que se nos presenta anualmente para mostrar al mundo la idiosincrasia de nuestras gentes y el cambio de un pueblo moderno que, a pasos agigantados, está tomando nuestra Alzira.

Hace unos días y a pesar de mi cierto retiro voluntario para actos festivos, asistí a la conmemoración del XXV aniversario de la Falla Luis Suñer, por cuanto me invitaron e insistieron, ya que había participado en el libro conmemorativo con una breve síntesis biográfica de tan ilustre alzireño, persona a la que me sentí vinculado, durante tantos años, por una relación laboral y que me distinguió con su amistad, que no olvidaré, porque una personalidad tan humana, laboriosa, emprendedora y enamorada de su pueblo, deja huella en cualquiera que le haya tratado. En mi caso, dejó una huella muy profunda. Fue un acto bello, elegante, muy cuidado en todos y cada uno de los detalles, digno de tal conmemoración y de la personalidad que lleva su nombre. Tengo que reconocer, porque miro y me fijo en todo, que soy muy crítico en todo evento, incluso y, quizás, mayor si son con mi participación, no obstante, en este caso, tengo que admitir que fue elegante y prueba de ello es que el Gran Teatro, que se encontraba repleto, a la salida y a todos a cuantos comenté les agradó y mucho.

He hecho esta consideración, porque, en ocasiones, hay algún que otro grupo, reducido es cierto, de falleros y falleras que no están a la altura de lo que están representando para nuestra Ciudad y, en concreto, en determinados actos con críticas y hechos desmesurados y que desmerecen la ingente labor que desarrolla la Junta Local Fallera y el complejo de la gran familia fallera, que merecen todos los respetos por el esfuerzo que realizan todos los días de cada año para que Alzira pueda presentar mejores monumentos, que dignifican a todo el pueblo alzireño. Reconozco que también existen críticas de ciudadanos, que por las molestias propias de toda fiesta y más si es valenciana con sus bandas y cohetes, se sienten perjudicados. Hay que ser comprensivos y más en estas fechas.

Bueno, este año hay coincidencia de fechas con la Semana Santa, que, como creyente, no la considero como una "fiesta" o como "semana cultural", como algunos pretenden, sino como la vivencia espiritual de la rememoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Son los días más trascendentales y, por ello la Semana Santa es la Semana Mayor de toda la Cristiandad y de modo especial el Triduo Pascual ( Viernes y Sábado Santos y la Vigilia Pascual). Desearía y pediría a creyentes y no creyentes fueran respetuosos con los actos de tos distintos traslados organizados por las distintas cofradías y que aúna la Junta Coordinadora de Hermandades y Cofradías de Semana Santa. Y digo esto porque habrá días que coincidirán actos falleros con los propios de la Semana Santa y desearía la mayor voluntad por parte de todos por el máximo respeto y daríamos una lección de civismo y buena convivencia tanto a nuestros ciudadanos, como a aquellos que nos visitan, Que ninguna organización o grupo altere el espíritu de unos actos que este año, como acaece periódicamente coinciden. Desearía, por el bien de todos, se respetaran los acuerdos que tomaron la Junta Local Fallera y la Junta Coordinadora de Hermandades y Cofradías de Semana Santa. Respetad y se os respetará, este debería ser el lema de todos los alzireños en estas Fiestas Falleras y Semana Santa.

Debo manifestar, porque no sería noble por mi parte no hacerlo, mi desagrado en algún que otro detalle, que se ha publicado y que me crea preocupación, porque considero que todavía personas responsables no sepan distinguir la fiesta fallera con la Semana Santa, no obstante habrá tiempo para tratar este tema y otros proyectos que se comentan cara el futuro y ello con la mejor voluntad de clarificar y sin ánimo alguno de crítica destructiva. Todo gobernante, persona u organización debe, cuando asume cierta responsabilidad, conocer y estar a la altura de su misión.