Valencia aumenta su oferta turística con la apertura de uno de los mayores zoos de Europa

El Bioparc abre hoy con 25.000 entradas ya reservadas para colegios

PACO MORENO |VALENCIA
Valencia aumenta su oferta turística con la apertura de uno de los mayores zoos de Europa

Día de fiesta ayer en el Bioparc. El que se convertirá desde hoy en uno de los mayores zoológicos urbanos de Europa vivió una jornada inaugural con la presencia de las autoridades políticas y tres colegios invitados para conocer parte de los 4.000 animales que vivirán en ocho hectáreas en el viejo cauce.

El director del zoológico, Koen Brower, citó como un referente de Valencia la ciudad californiana de San Diego, que tiene uno de los zoos más famosos del mundo, así como un Sea World. En combinación con l'Oceanogràfic, el Bioparc consolidará la oferta turística valenciana.

No en vano, la intención a medio plazo es aprobar una entrada combinada de los dos recintos. De momento, el zoo ya tiene 25.000 reservas de otros tantos escolares para los próximos meses, lo que refleja el interés que ha despertado.

El director de la empresa concesionaria del zoo, José Maldonado, tuvo palabras de agradecimiento para los empleados y diseñadores del Bioparc. "Esto es una escultura tallada a mano", aseguró en referencia a la tematización de la sabana africana y Madagascar. Los itinerarios siguen el concepto llamado de inmersión, donde una de las características principales es la ausencia de barreras y jaulas, más allá de empalizadas y pequeños riachuelos.

A partir de hoy a las diez de la mañana, el público podrá conocer lo que ayer vieron las autoridades políticas. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, comentó en su discurso que estas instalaciones afianzan la oferta medioambiental y educativa en la Comunitat.

La inversión de la empresa Rain Forest ha alcanzado los 60 millones de euros. Maldonado hizo una referencia directa a un alto ejecutivo de Bancaja que "confió en nosotros y nuestro sueño y por eso hay que agradecerlo".

Un grupo de danza y baile de música africana animó al público sentado en el anfiteatro. Antes, coincidiendo con la entrada del presidente Camps al zoo, por la avenida Pío Baroja, un pequeño grupo de opositores a estos recintos mostraron pequeños carteles. "Los animales deben vivir en libertad", comentaron al paso de las autoridades.

Ninguno de los animales del Bioparc se ha comprado, sino que todos proceden de intercambios con otros zoos. En los cobijos ya duermen el 80% de los ejemplares, aunque algunos todavía no los podrá ver el público. Los gorilas están en periodo de aclimatación, por ejemplo.

Uno de los protagonistas de la visita de ayer fue el director del zoo de Viveros, Ignacio Docavo, que da nombre al Bioparc. El director de las nuevas instalaciones, Koen Brower, subrayó que hace 42 años "esto lo soñó el profesor Docavo".

En el turno de este último, mencionó la tristeza que le produce contemplar el "envejecimiento" de las instalaciones vacías en Viveros que albergaban el zoo provisional. Pidió que una pequeña porción de mil metros se destine a un Museo de Insectos para mostrar las colecciones municipales y la suya propia.

La alcaldesa Barberá, quien se mostró satisfecha de cómo han quedado las obras del nuevo zoo, cogió la petición al vuelo y le prometió este nuevo proyecto, que ya estudia el gobierno municipal. Sobre el Bioparc afirmó que al menos cuatro generaciones "hemos visto muchos de estos animales en cromos o después en la televisión".

"Por eso -añadió- es hora de conocer África, de que entre en las entrañas de esta ciudad." El Bioparc se sitúa justo en la cabecera del viejo cauce. Quedan todavía dos hectáreas por urbanizar para los ambientes de Asia y África, además de la misma superficie para un parque de atracciones, tematizado como una ciudad oriental respetuosa con el medio ambiente.

"Si perdemos la naturaleza, perderemos la posibilidad de ser humanos." Fue una de las frases de mayor calado que resonaron ayer en el anfiteatro. El nuevo zoológico tendrá unos precios de 20 euros para la entrada de adulto, 15 euros para los niños y 16,50 euros para los jubilados.

Existe la opción de un bono anual por 41 euros, 31 y 34 euros respectivamente que sirve para todos los días del año, con el objetivo de promocionar principalmente el zoo entre los vecinos de Valencia.

Fotos

Vídeos