"Te vas a casa con la cabeza alta pero muy fastidiado"

El catalán mantiene la fe: "Si en Barcelona dicen que pueden alcanzar al Madrid, nosotros también podemos"

REDACCIÓNVALENCIA
Pedro León busca el esférico ante la oposición de Orbaiz./
Pedro León busca el esférico ante la oposición de Orbaiz.

Miguel Ángel tienes sensaciones opuestas. Está orgulloso del partido que completó el Levante, pero lamenta que el equipo saliera de San Mamés sin puntos en el bolsillo. El conjunto azulgrana rozó el empate hasta el último momento, pero el gol no llegó. Y el centrocampista de Sabadell regresó a Valencia con rabia.

"La verdad es que hoy -por ayer- es de esos días que te vas a casa con la cabeza alta pero muy fastidiado. El equipo ha estado bien, pero no ha podido matar el partido. El partido lo teníamos controlado, pero ellos han aprovechado la ocasión que han tenido", afirmó.

Precisamente, Miguel Ángel estuvo a punto de adelantar al Levante sólo seis minutos antes de que Aduriz pusiera el 1-0 en el marcador. El mediocentro azulgrana cabeceó al poste un balón al área. "Hubiera sido muy importante, un buen mazazo", lamentó.

Y enerva todavía más al catalán la falta de acierto que están teniendo los árbitros con el Levante. Tanto ante el Racing de Santander como ayer frente al Athletic, las decisiones del colegiado fueron determinantes. Y Miguel Ángel pide un poco más de respeto hacia los equipos pequeños. "Estamos en una situación muy delicada y a la hora de barrer se tiene que tener muy claro y hay que tener cuidado. Estamos haciendo un esfuerzo enorme y cuando hay un error se te queda cara de tonto. No hay mas que decir. Si es fuera de juego, son situaciones que son rápidas. Conozco al árbitro y es un buen árbitro. Son humanos. Pero siempre nos equivocamos para el mismo lado y eso es lo que mas me jode", apuntó.

Pero Miguel Ángel sigue teniendo entre ceja y ceja la salvación. Está convencido de que hay tiempo y no cierra la puerta. "Todavía quedan jornadas y a más de uno le vamos a dar un susto. Quedan partidos y no hay que bajar los brazos. Cada jornada es más difícil, pero la esperanza es lo último que se pierde. Mientras hay vida, hay esperanza. Yo creo que, si en Barcelona están diciendo que pueden alcanzar al Madrid, nosotros también lo podemos decir", señaló.

Miguel Ángel, al igual que sus compañeros, sigue sin saber cuando van a cobrar todo el dinero que le debe el club. Aún así, está dando una lección de profesionalidad sacando la cara por el equipo. Esta semana debería haber alguna novedad. La directiva del Levante se reunirá el martes con el Ayuntamiento de Valencia en busca de la firma de la recalificación de los terrenos del estadio. Algo que no desconcentra al centrocampista de Sabadell. "Nosotros tenemos que estar al margen de todo esto", aseguró.

Miguel Ángel se olvida de todos los problemas extradeportivos cuando se enfunda la camiseta. Quiere darlo todo por el Levante. "A la hora de salir al campo, el equipo se abstrae de todo, se parte la cara. Aquí hay mucha familia y mucho sentimiento", concluyó.