La Comunitat necesita 800 guardias civiles para garantizar la seguridad

Artana, Moncofa y Alcossebre sólo tienen tres guardias civiles Los cuarteles de la Guardia Civil de la Comunitat Valenciana, especialmente los del interior, necesitan al menos 800 nuevos agentes para ser operativos. Con esta cantidad, todos los acuartelamientos tendrían al menos 20 efectivos. Esta es la cifra que la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) valenciana considera clave para que las unidades sean operativas. Algunos de los casos más destacados están en la provincia de Castellón. Las dependencias de Artana, Moncofa y Alcossebre sólo cuentan con tres agentes. En Valencia hay cinco guardias en Sinarcas, Cortes de Pallás y Siete Aguas, mientras que en Alicante están en peor situación las instalaciones de Onil o Pego.

J. ABIETAR ZAHONEROVALENCIA
La Comunitat necesita 800 guardias civiles para garantizar la seguridad

Los cuarteles del interior de la Comunitat necesitan de más efectivos para ser operativos y poder garantizar la seguridad de la zona. La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) valenciana estima que un acuartelamiento debe de tener al menos 20 agentes para cumplir con garantías con sus cometidos. En la actualidad, más de 80 instalaciones de la Benemérita no llegan a esta cifra en plantilla, para lo que harían falta cerca de 800 nuevos guardias civiles.

La inmensa mayoría de estos cuarteles se encuentran en Valencia, más de la mitad. Para alcanzar la cifra considerada adecuada por la citada asociación serían necesarios cerca de 400 agentes en esta provincia. Los acuartelamientos que se encuentran en peor situación son los de Cortes de Pallás, Sinarcas y Siete Aguas, que cuentan solamente con cinco agentes. Las dependencias de Quartell, Moixent, Bocairent, Casinos, Villar del Arzobispo, Camporrobles, Navarrés y Castelló de Rugat no están mucho mejor ya que tienen entre seis y siete personas en plantilla cada uno de ellos.

Casos muy puntuales

En cuanto a la provincia de Alicante, son 21 los cuarteles que están en esta situación. En ellos serían necesarios cerca de 160 nuevos profesionales. Esta vez los peores casos se dan en Onil, Monóvar, Gata de Gorgos o Pego con nueve agentes.

Sin embargo, es la provincia de Castellón la que presenta las peores condiciones con tres acuartelamientos con sólo tres agentes, los de Artana, Moncofa y Alcossebre, y otros tantos con seis, Villafranca del Cid, Albocàsser y Atzaneta. Muy lejos de los 20 que considera la AUGC de la Comunitat para que una unidad sea operativa.

La mayoría de los cuarteles de la Guardia Civil que menos efectivos tienen están en el interior de las provincias de Valencia y Alicante, donde, por contra, las zonas costeras están mejor protegidas.

En todas estas dependencias faltan efectivos. Sin embargo, en algunos "estas carencias son mínimas y en otros excesivas, llegando a impedir la correcta operatividad de las dependencias", según señaló el secretario general federal de la Comunitat de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, Manuel Martínez.

La solución a esta situación pasa, según Martínez, por realizar "una mejor distribución de los efectivos en los cuarteles". Además, en el caso de que se incremente la plantilla de la Benemérita, no deberían de llevarse los mismos agentes a todos los acuartelamientos porque no se necesitan igual número de guardias civiles en unos que en otros.

Hay cuarteles, añadió, donde "hay poca operatividad" debido a que el número de agentes "es irrisorio". Además, hay que tener en cuenta que muchos de estos puestos se encargan de la vigilancia de varias poblaciones por lo que, claramente, el número de agentes es insuficiente.

El secretario federal de la AUGC de la Comunitat aseguró que los próximos aumentos de la plantilla deberían de ser de personal "especializado", sobre todo dotando a los cuarteles de "más unidades de la policía judicial".

Apoyo necesario

En algunos casos, sobre todo en el que las unidades de la Benemérita no son operativas, es necesario el apoyo de los agentes de la policía local de cada población.

En aquellos municipios que, por su tamaño o por cualquier otra circunstancia no dispone de estos efectivos, es donde se generan problemas porque los efectivos de la Guardia Civil no pueden llegar a todos los incidentes a la vez. El término que deben de vigilar es tan grande que los lugares con sucesos pueden llegar a estar separados por varios kilómetros de distancia y alrededor de tres cuartos de hora de viaje unos de otros. Demasiada distancia para una urgencia.

Para Manuel Martínez, en la Comunitat Valenciana es necesario que haya más efectivos de la Policía Local y "una Policía Autonómica con competencias en materia fiscal", además de la citada mejor distribución y con más especialidades de los agentes de la Guardia Civil .

Incluso el secretario general federal de la AUGC en la Comunitat manifestó que los agentes de la Benemérita de las tres provincias "están haciendo servicios en las cárceles valencianas sin tener competencias". Un trabajo que realizan sin problemas.