La Comunitat Valenciana acoge a 90.000 musulmanes

La Unión de Comunidades Islámicas celebra en Valencia un congreso nacional sobre voluntariado y educación

P. H.VALENCIA
Decenas de musulmanes, durante un rezo del mes del ramadán en la mezquita de la calle Quevedo de Castellón./
Decenas de musulmanes, durante un rezo del mes del ramadán en la mezquita de la calle Quevedo de Castellón.

Alrededor de 90.000 personas procedentes de países islámicos viven en la Comunitat Valenciana. La gran mayoría de ellas son originarias de los países del norte de África, más concretamente de Marruecos y Argelia.

La inmigración ha sido la principal vía de entrada de nuevas religiones en España. A falta de la existencia de un registro (por ejemplo, no se sabe cuántos ciudadanos de origen español son musulmanes), algunas asociaciones y entidades islámicas calculan que gran parte de las personas procedentes de estos países profesan la religión islámica.

Cuando se habla del islam son pocas las fuentes que no tienen impedimentos en que su nombre se haga público. "El islam es un tema complejísimo y es fácil que alguien se pueda sentir malinterpretado. Lo que sí está claro es que la grandísima mayoría de los musulmanes que viven en la Comunitat Valenciana y en toda la Unión Europea son moderados", destaca una de ellas.

Entre el 80% y el 90% de los inmigrantes de países islámicos cumplen con los preceptos del mes del ramadán o con las fiestas más señaladas, como la del cordero. "Practicantes, de rezar todos los viernes y cumplirlo todo, aproximadamente el 10% del total", agregan desde una entidad.

Desde las mezquitas y organizaciones religiosas islámicas elevan hasta el 95% o el 98% el porcentaje de musulmanes que, procedentes de estos países, viven en la Comunitat.

Las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) sitúan en 56.950 los ciudadanos de nacionalidad marroquí empadronados en la Comunitat Valenciana y en 14.725, los argelinos.

Sin embargo, una parte de los ciudadanos magrebíes están muy arraigados en los municipios valencianos, lo que les ha llevado a alcanzar la nacionalidad. El número de habitantes de la Comunitat nacidos en Marruecos o Argelia asciende a 78.000 personas. Cerca de 7.000 tienen nacionalidad española, francesa o de algún otro país.

En cualquier caso, estos magrebíes (a los que se sumarían apenas 330 tunecinos) son los musulmanes mayoritarios en la Comunitat Valenciana. "Casi todos ellos son suníes, de la rama más moderada del islam", apuntó Said Ratbi, presidente del Consejo Superior Islámico de la Comunitat Valenciana, una entidad impulsada por 18 mezquitas y 7 entidades laicas.

Todos musulmanes

Ihab Fahmy, coordinador de las Comunidades Islámicas de Valencia, Murcia y Baleares prefiere no hacer distinciones entre suníes y chiitas: "Todos somos musulmanes y punto. Estos fueron términos que empezaron a usarse desde EE. UU. después de la guerra de Irán e Irak para dividirnos".

Esta entidad organiza este fin de semana en El Vedat de Torrent el III Congreso Nacional de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), con el título . "Lo normal del ser humano es extender la mano a los demás", agrega Ihab Fahmy en relación con la distinción entre suníes o chiitas.

Fahmy es uno de los impulsores de la Comunidad Islámica de Valencia, que gestiona la mezquita de la calle Méndez Núñez.

Esta es la primera que empezó a funcionar en Valencia en la época reciente "y una de las primeras de España", a principios de los años 60. La opinión de Fahmy coincide con la del resto de responsables de mezquitas consultados. La gran mayoría de los musulmanes son "moderados y tolerantes". El problema, prosigue, "es que muchas veces se destaca más al extremista, porque cuando uno grita llama más la atención".

El congreso que se celebra en Valencia reunirá hoy y mañana a alrededor de 400 participantes en el Centro de Padres Dominicos de El Vedat. "Tratamos de fomentar la comunicación y el diálogo entre las diferentes organizaciones y también con las Administraciones", comenta.

"Muchos musulmanes hacen trabajos de voluntariado, por ejemplo ayudando a un enfermo o a alguien recién llegado, pero muchas veces se hace de forma desorganizada", concluye Fahmy. La interculturalidad y la educación, serán otros de los temas de análisis.

El tercer país islámico con mayor presencia en la Comunitat es Pakistán (6.159).

Tras esta nación asiática se sitúan Nigeria (5.401), Senegal (3.501) y Malí (1.491), miembros de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS, en sus siglas en inglés).

Dentro de las cuatro grandes escuelas suníes, entre los norteafricanos prevalece la malekita, o malikita, que surgió en el siglo VIII en Medina y actualmente tiene carácter moderado.

Algunas fuentes consultadas afirman que apenas hay un 1% o un 2% de musulmanes chiitas en España, una tendencia que no tiene muy buena aceptación en los países occidentales y es mayoritaria en Irán y el sur de Irak.

Lejos del malikismo, en el otro extremo se podría situar a las tendencias wahabita y salafista, esta última es considerada como la más radical. Algunas fuentes subrayan que no se debe igualar a ambas.

El wahabismo tiene sus seguidores en Arabia Saudí y en otros países de Oriente Próximo. Surgió hacia el siglo XVIII y proponía "volver a las raíces" del islam en una época en que comenzaban a "adorar santos y tumbas", algo que rechaza esta interpretación. Ningún centro islámico de Valencia se reconoce como partidario de esta tendencia y ninguna mezquita acusa abiertamente a otra comunidad de tener estas creencias.

"No se pueden poner etiquetas a nadie por su procedencia", dice un magrebí en referencia a Oriente Próximo o Pakistán. Buena parte de los musulmanes de este último país asiático que emigraron a la Comunitat son sufíes.

Esta tendencia, que muchos integran entre los suníes, se decanta por lo más espiritual o lo más místico, por la meditación y el individualismo.

Otros musulmanes se lo reprochan y consideran que el islamismo debe ser compartido, como algo público y social.

Aunque en Nigeria la mitad de la población es cristiana, hay otro 50% considerado suní. En este país también se mezclan algunos ritos de antiguas creencias africanas.

Como los nigerianos, los senegaleses y los malís, y en general los africanos, también son considerados suníes moderados. El resto de musulmanes de la Comunitat, (unos 1.500) proceden de Oriente Próximo.

phuguet@lasprovincias.es