El síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger

Es un trastorno profundo del desarrollo cerebral caracterizado por deficiencias en la interacción social y coordinación motora, y por los inusuales y restrictivos patrones de interés y conducta. Este comportamiento fue descrito por el doctor Hans Asperger.

Perfil del niño con Asperger

El niño que padece de Asperger tiene el aspecto externo normal, suele ser inteligente y no tiene retraso en la adquisición del habla. Sin embargo, presenta problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presentan comportamientos inadecuados. La capacidad intelectual de los niños con Síndrome de Asperger es normal y su lenguaje normalmente solo sufre alteraciones cuando lo usa con fines comunicativos. Suelen fijar su atención hacia un tema concreto, de manera obsesiva muchas veces, por lo que no es extraño que aprendan a leer por sí solos a una edad muy precoz, si esa es el área de su interés.

Un niño con este Síndrome también se encontrará afectado, de manera variable, en sus conexiones y habilidades sociales, y en el comportamiento con rasgos repetitivos y una limitada gama de intereses. Tienen una comprensión muy ingenua de las situaciones sociales, y no suelen manipularlas para su propio beneficio. Los niños que padecen de éste trastorno son nobles y muy bondadosos, poseen un gran corazón, son fieles, sinceros, y poseen muchos valores.

Causas del Asperger

Existe un componente genético con uno de los padres. Con cierta frecuencia es el padre el que presenta un cuadro completo de Síndrome de Asperger. En ocasiones hay una clara historia de autismo en parientes próximos.

El cuadro clínico que se presenta está influenciado por muchos factores, incluido el factor genético, pero en la mayoría de los casos no hay una causa única identificable.

Normalmente, un niño con Asperger suele presentar algunas características con mayor frecuencia:

A) Habilidades sociales y control emocional

-No disfruta normalmente del contacto social. Se relaciona mejor con adultos que con los niños de su misma edad. No se interesa por los deportes

-Tiene problemas al jugar con otros niños. No entiende las reglas implícitas del juego. Quiere imponer sus propias reglas, y ganar siempre. Tal vez por eso prefiera jugar sólo

-Le cuesta salir de casa. No le gusta ir al colegio. Y presenta conflictos con sus compañeros.

-Le cuesta identificar sus propios sentimientos y los de los demás. Presenta más rabietas de lo normal. Llora con facilidad, por todo.

-Tiene dificultades para entender las intenciones de los demás. Es ingenuo. No tiene malicia. Es sincero.

B) Habilidades de comunicación

-No suele mirar a los ojos cuando habla. Se cree todo lo que se le dice y no entiende las ironías. Se interesa poco por lo que dicen los demás. Le cuesta entender una conversación larga, y cambia de tema cuando está confuso.

-Habla mucho, en un tono alto y peculiar, y usa un lenguaje pedante, extremamente formal y con un extenso vocabulario. Inventa palabras o expresiones idiosincrásicas

-En ocasiones parece estar ausente, absorto en sus pensamientos.

C) Habilidades de comprensión

-Siente dificultad de entender el contexto amplio de un problema. Le cuesta entender una pregunta compleja y tarda en responder.

-A menudo no comprende una crítica o un castigo. Así como no entiende el por qué debe portarse con distintas formas, según una situación social.

-Tiene una memoria excepcional para recordar datos y fechas.

-Tiene especial interés por las matemáticas y las ciencias en general.

-Aprende a leer solo a una edad temprana.

-Demuestra escasa imaginación y creatividad, por ejemplo, para jugar con muñecos.

-Tiene un sentido de humor peculiar.

D) Intereses específicos

-Cuando algún tema en particular le fascina, ocupa la mayor parte de su tiempo libre en pensar, hablar o escribir sobre el asunto, sin importarle la opinión de los demás

-Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos para sentirse seguro

-Le gusta la rutina. No tolera los cambios imprevistos. Tiene rituales elaborados que deben ser cumplidos.

E) Habilidades de movimiento

-Posee una pobre coordinación motriz. Corre a un ritmo extraño, y no tiene destreza para atrapar una pelota.

-Le cuesta vestirse, abrocharse los botones o anudarse los cordones.

F) Otras características

-Miedo, angustia debido a sonidos como los de un aparato eléctrico.

-Ligeros roces sobre la piel o la cabeza le molestan enormemente.

-Tendencia a agitarse o mecerse cuando está excitado o angustiado.

-Falta de sensibilidad a niveles bajos de dolor.

-En pocos casos puede haber tardanza en adquirir el habla

-Muecas, espasmos o tics faciales inusuales.

Tratamiento

Un plan de tratamiento solo se puede establecer cuando existe un trabajo conjunto entre padres, educadores y médicos.

Sin embargo, hay que considerar algunas reglas de protección para un niño con Síndrome Asperger, y que es preciso que sean cumplidas:

1. No les gusta que se rompa su rutina, por ello deben ser previamente preparados por si hay que aplicar algún cambio en su vida.

2. Se debe aplicar las reglas con mucho cuidado y con cierta flexibilidad.

3. Los profesores deben aprovechar al máximo las áreas que despierten el interés del niño, e intentar que las enseñanzas sean concretas y objetivas.

4. Se puede recompensar con actividades que interesen al niño cuando él haya realizado alguna tarea de forma satisfactoria

5. Utilizar las herramientas visuales en la educación de estos niños porque suelen responder muy bien a las mismas.

6. Evitar la confrontación. Ellos no entienden muestras rígidas de autoridad o enfado. Se pueden volver inflexibles y testarudos.

7. Hay que enseñarles a que hagan amigos, fomentando su participación en grupo, y reforzando a los compañeros que también lo estimulen a participar.

Diferencias con el autismo

Se considera que el Síndrome de Asperger es un trastorno dentro del autismo, por lo cual se denomina en muchas ocasiones a los que lo padecen "autistas de alto rendimiento".

El Síndrome de Asperger se ha diferenciado muy recientemente del autismo típico y existe poca información sobre el pronóstico de estos niños. No obstante, se considera que, comparado con jóvenes con otras formas de autismo, podrán con mayor probabilidad convertirse en adultos independientes, con una vida absolutamente normal.

Frecuentemente cuando son adultos tienen un trabajo o profesión relacionado con sus áreas de especial interés, pudiendo ser muy competentes.

Carlos Gener Galbis