Una joven, denunciada tras dejar a su hijo de siete años en su coche y llevárselo la grúa

Estacionó el vehículo en doble fila en Valencia mientras realizaba unas gestiones

ENRIC FAUBELVALENCIA

La Policía Local de Valencia denunció ayer a una joven de 23 años y de nacionalidad ecuatoriana por abandonar a su hijo, de tan sólo siete años de edad, en un coche que estaba aparcado en doble fila y que fue retirado por la grúa.

El menor estuvo durante una hora aproximadamente encerrado en el Renault Mégane de la madre hasta que un operario del depósito municipal oyó sus lloros.

Según informaron fuentes policiales, los hechos ocurrieron alrededor de las 13.20 horas. La policía recibió un aviso de un ciudadano para que acudiera a retirar un Renault Mégane que estaba estacionado en doble fila en la calle Antigua Senda de Senent. El vehículo mal aparcado impedía al vecino sacar su turismo.

Pero cuando llegaron los agentes de la Policía Local, el hombre que había realizado la llamada teléfonica ya se había marchado

Una vez en el lugar, los policías locales inspeccionaron por fuera el coche, con las lunas tintadas en la parte trasera, y con las delanteras bajadas unos centímetros, por lo que no pudieron ver si había alguna persona en su interior.

Así, la grúa se llevó el automóvil a la base, donde un empleado descubrió la presencia del menor en el interior tras escuchar sus lloros.

Tras localizar a la madre, que acudió a la base de las grúas en la calle Tomas de Montañana, la joven explicó que había dejado al menor en el interior mientras realizaba unas gestiones.

Los agentes de la Policía Local instruyeron las correspondientes diligencias para remitirlas a la Fiscalía de Menores y denunciaron a la madre por abandonar a su hijo.

Otros casos similares

No es el primer caso de este tipo que se produce en la Comunitat. En diciembre de 2004, agentes de la Policía Local de Sagunto rescataron a dos menores (de siete y dos años) que pasaron más de una hora solos en el interior de un turismo. Al parecer, el hombre los dejó en el turismo para ir a tomar un café.

Al regresar al vehículo y ver a los agentes, el progenitor alegó que se había "despistado" con unos amigos.

El hombre fue identificado por los policías y se informó a la Fiscalía de Menores y al departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento, ante la posible existencia de un caso de abandono.

En 2003, unos jóvenes encontraron a una niña de tres años que estuvo más de una hora sola en un coche aparcado en Nazaret. El hallazgo desató la alarma policial y el padre, que se presentó en el lugar, aseguró que había dejado a la pequeña en el turismo mientras buscaba a la madre, que había quedado con una amiga.

Tras llegar su progenitor, la pequeña se abrazó llorando a él y el ciudadano marroquí explicó lo sucedido a la Policía Nacional.

Los agentes, al comprobar que Khalil (el progenitor) se hacía cargo de la niña, le dejaron marchar a su domicilio, en Xirivella, hasta donde se había dirigido también la madre, en autobús, al no saber nada de su marido ni de su pequeña.

sucesos@lasprovincias.es