La mitad de las inmobiliarias de Valencia cierran al no soportar la crisis en la construcción

Los dueños de los pisos han bajado hasta el 11% su expectativa de precio

C. FERNÁNDEZVALENCIA

La crisis en el sector de la construcción no sólo ha estancado la venta de las viviendas sino que ha causado el cierre de casi la mitad de las inmobiliarias de Valencia. Así lo afirmó ayer el vicepresidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia, Moisés Sansaloni Miñana.

Tras un estudio realizado entre las empresas, el colegio ha contabilizado que el 47% de las inmobiliarias (unas 40) han cerrado en la capital y un 15,11% en las poblaciones limítrofes. "Sin embargo, debemos destacar que entre ellas no había ningún agente de la Propiedad Inmobiliaria colegiado y eso demuestra que la profesionalidad cuenta", explicó el portavoz de la entidad.

Otro de los efectos de la crisis del sector han sido las expectativas que habían puesto los propietarios en sus inmuebles, quienes se han visto obligados a bajar el precio inicial hasta un 11,26% en Valencia y un 9,09% en el resto de la provincia. Sin embargo, el dato real es que el precio de la vivienda ha experimentado una subida moderada de un 2,5%.

A principio de año los propietarios que decidieron bajar el precio fueron un 17%, un 24% en el segundo trimestre y en el tercer trimestre del año lo hizo un 43%. Al final han sido "un 48% los que han flexibilizado los precios", afirmó Miñana.

De los datos también se desprende que en el último trimestre se ha producido un decrecimiento medio de Valencia de un -0,37% y en la provincia de un -1,08%.

Mensajes catastrofistas

Para el colegio de agentes de la propiedad la situación en el sector de la construcción no es tan negativa y no comparte los mensajes catastrofistas como apuntan los políticos. "Consideramos que el mercado valenciano se mueve dentro de unos parámetros de estabilidad y empieza a percibirse con cierta confianza por parte del consumidor".

Pero mientras unos han bajado el precio de la vivienda, otros han tenido que retirar del mercado de compra-venta las viviendas que estaban sobrevaloradas por no cumplir las expectativas iniciales de venta; de hecho, a principio de año se retiró el 1% de la vivienda en venta y a final de año esta cifra rondaba el 3,5%. De ellas, un 20% han pasado a engrosar el parque de alquiler.

Según el portavoz de API, esta subida por debajo del IPC refleja la ponderación de la estadística de precios de vivienda nueva, vivienda protegida y segunda mano.

"En esta situación no debemos olvidar la subida de las hipotecas por la subida del Euríbor. Esto ha sido determinante", explicó Miñana.

El colegio de Agentes de la Propiedad también valoró la situación del precio de la vivienda en Valencia y los cambios experimentados en este último trimestre.

En Valencia ciudad se ha producido un decrecimiento de un -0,37%, y en la provincia de un -1,08%, con una bajada interanual ponderada de Valencia y su Provincia de cerca de 13 puntos. Es decir, la media de subida de 2006 fue de 15,55% frente al 2,56% de este año.

Venta en ocho meses

Estos factores unidos al ajuste progresivo de los precios de la vivienda de segunda mano que han realizado los propietarios, han agilizado sensiblemente la rotación de venta de este producto, bajando de 10 meses de media para vender una vivienda a principios de año a los ocho y medio actuales.

La Copa América ha sido uno de los factores que han influido en que el precio de las viviendas en el Marítimo hayan subido un 10% en este último año. El esta zona el precio medio por metro cuadrado es de 2.762 euros. Ciutat Vella ha sido la segunda zona que más ha crecido con un 7%. El precio medio se sitúa en 4.215 euros.

En conjunto en Valencia se ha experimentado un ligero incremento por debajo del IPC, de un 3,39%, siendo el precio medio de la ciudad de Valencia de 2.881 euros/m2.

En la provincia de Valencia, el precio de la vivienda de segunda mano ha experimentado un ligero incremento de un 1,74%, siendo el precio medio en la provincia de 2.216 euros/ m2.

Para Moisés Sansaloni estos datos reflejan que la desaceleración está siendo muy sosegada. "Consideramos que las futuras promociones que se realicen en la ciudad deberán adaptarse a la realidad socioeconómica de nuestro entorno y establecer unos precios acordes a la situación", concluyó.