Miró pide paciencia para estudiar la sentencia

H. E.ALENCIA/ALICANTE
La diputada socialista Ana Noguera y la ex alcaldesa de Sagunto Glória Calero, ayer, antes de iniciar la rueda de prensa./
La diputada socialista Ana Noguera y la ex alcaldesa de Sagunto Glória Calero, ayer, antes de iniciar la rueda de prensa.

Tras dos días de absoluto silencio, la consellera de Cultura, Trinidad Miró, se pronunció ayer sobre la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a la reversión en un plazo de 18 meses de las obras de rehabilitación del Teatro Romano de Sagunto.

Miró fue muy breve en su valoración. La titular de Cultura del Gobierno valenciano afirmó que hay que "estudiar bien" la decisión judicial y pidió "paciencia". La consellera no quiso realizar más valoraciones: "No sería oportuno decir nada ahora". Estas fueron las únicas palabras sobre la sentencia del Supremo.

El miércoles y el jueves, Miró estuvo fuera de cobertura o de vacaciones. Pero ayer reapareció. La agenda de la titular de Cultura incluía un acto en Alcoi, su localidad natal. Esta profesora de ballet clásico y danza española asistió a la representación, en compañía de la consellera de Turismo, Angélica Such, de la representación del "Betlem de Tirisiti".

El gabinete de la consellera envió un comunicado de prensa para destacar que el "Betlem de Tirisiti" representa "los valores de la cultura moderna alcoyana". Las mismas palabras que repitió posteriormente antes de comenzar el acto.

Pero sobre el Teatro Romano de Sagunto no ha habido nota de prensa. Durante el miércoles y el jueves, la versión oficial para justificar el silencio de Trinidad Miró era que a la conselleria de Cultura no había llegado oficialmente la sentencia del Tribunal Supremo.

Ayer el silencio sobre este caso se mantenía pero la excusa fue totalmente distinta: "Nos remitimos a las declaraciones que realizó el vicepresidente Vicente Rambla". A última hora, y abordada por los periodistas, Miró se vio obligada a hablar: "Pido paciencia porque hay que estudiar bien la sentencia".

La actitud de la consellera de Cultura ha sorprendido hasta a los altos cargos del Partido Popular. Hay dirigentes populares que no se pronunciarán hasta que Miró no haga una valoración extensa.

El silencio de la consellera fue aprovechado ayer por el PSPV. La portavoz socialista de Cultura en Les Corts, Ana Noguera, anunció el miércoles que pediría la comparecencia de Trinidad Miró en la Cámara autonómica. Ayer cambió de opinión: "Vamos a pedir la comparecencia del miembro del Consell que sea competente en la materia". La diputada socialista llegó a apuntar que Miró "se debe sentir desautorizada" por el vicepresidente primero y conseller de presidencia, Vicente Rambla.

La diputada socialista insinuó que la actual consellera de Cultura puede ser una de las piezas que caigan si Camps realiza una crisis de Gobierno.