Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

Tema del día
Una ley pensada para evitar la reversión
04.01.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cuando el Consell llevó al hemiciclo de Les Corts Valencianes la modificación de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano ya sabía a lo que se atenía. Una sentencia a favor de la reversión de las obras del Teatro Romano de Sagunto era más que probable. Por eso, había que buscar la vía legal que permitiera dejar un rendija abierta para evitar cumplir el posible mandato judicial.

La sentencia, tal y como se preveía, ha llegado. El Consell intentó en la primavera de 2004 colocar el caramelo en la boca del PSPV. Buscaron que los socialistas fueran cómplices en la aprobación de esta ley. Un cambio de cromos. El objetivo era que el PSPV aceptara la apertura de la avenida Blasco Ibáñez al mar por el Cabanyal y el PP no insistiría en revertir la situación del Teatro Romano. A fin de cuentas, a los populares tampoco les interesaba seguir enredando con el tema de Sagunto, a pesar de que los iniciaron ellos a través de su ex diputado Marco Molines. Los socialistas, al final, no jugaron a ese cambio se cromos.

El artículo 39.2 apartado i de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano se aprobó con el objetivo de tratar de evitar la reversión. Una rendija legal a la que puede recurrir el Consell para intentar no cumplir la sentencia. El artículo dice: "No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, con carácter excepcional, el Consell de la Generalitat podrá autorizar, oídos al menos dos de los organismos a que se refiere el artículo 7 de esta ley, que los planes especiales de protección de los conjuntos históricos prevean modificaciones de la estructura urbana y arquitectónica en el caso de que se produzca una mejora de su relación con el entorno territorial o urbano o se eviten los usos degradantes para el propio conjunto o se trate de actuaciones de interés general para el municipio o de proyectos singulares relevantes".

A partir de ahora, está en manos del Consell la posibilidad de intentar alegar contra la sentencia del Tribunal Supremo tomando como base la modificación de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, que se aprobó en Les Corts el 19 de octubre de 2004.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS