Angiomas planos en la infancia

Una niña con angioma en la cara./
Una niña con angioma en la cara.

Los angiomas planos son manchas vasculares, frecuentes en el niño y muy habituales en el recién nacido. Son acúmulos vasculares que originan esa coloración roja o rojo-vinosa tan característica de estas lesiones.

Cuando el niño nace es muy frecuente el encontrarnos con pequeñas manchas que afecta sobre todo a la cabeza y en especial al labio superior, a la zona de los ojos o entrecejos y a la región del cogote donde se suele enmascarar con el pelo existente. Como he dicho, son manchas rojizas de diferente tamaño y apariencia, que preocupan a los padres pero que la mayor parte de veces no tienen importancia desapareciendo de forma espontánea sobre los dos años de vida. El saber popular los etiquetaba como antojos de la madre durante el embarazo, nada más lejos de la realidad científica ya que se trata de pequeños tumores vasculares, bien diferenciados, benignos en su casi totalidad y carentes de preocupación por parte del pediatra.

Normalmente suelen ser más aparentes cuando el niñ@ llora, ya que se produce un mayor esfuerzo en la zona con mayor flujo sanguíneo lo que hacen que sean más aparentes, por otro lado, la desaparición sin tratamiento suele ser paulatina, aumentando al principio en extensión de la lesión por aumento lógico de la superficie corporal para con el tiempo ir palideciendo primero por el centro de la mancha para luego desaparecer totalmente, sin dejar huella en la mayoría de los casos o bien dejar unos pequeños estigmas purpúricos que nos indicaran que en dicha zona existía una lesión vascular primaria. Si la lesión es muy extensa, aunque la lesión sea benigna, la mancha muchas veces no desaparecerá del todo tornándose más pálida pero presente durante toda la vida.

En los casos más extensos es cuando tenemos que valorar la posibilidad de que sea un síntoma acompañante de otra afectación general más grave que habrá que descartar. Por otro lado, según la aceptación del niño, valoraremos junto al dermatólogo la posibilidad de un tratamiento más agresivo, que consiste en la utilización del láser, si la lesión no es muy profunda, o de corticoides para eliminar dichas manchas. Esto, repito es para los casos extremos de gran afectación, siendo en estos niños además, muchas veces necesario, el concurso del psicólogo si la afectación les ocasiona un problema que en ocasiones es elevado a la potencia por la burla de los compañeros de colegio. Los niños suelen ser muy crueles con sus semejantes, no midiendo por su inmadurez el daño que pueden causar.

He querido mostrar como ilustración del documento a una niña que tiene totalmente asumida su mancha en la cara y que por el contrario está orgullosa de ella, ya que según dice, la distingue de las demás niñas y fue ella la que me insistió en que quería salir en el periódico, enseñando al mundo lo orgullosa que estaba de su marca en la cara. Bien por Pachita.

En un porcentaje muy escaso, afortunadamente, estás lesiones pueden degenerar y precisar tratamiento más agresivo por su posible malignización. Si la lesión se sobre eleva y se encuentra en el cuero cabelludo, por ejemplo, deberemos tener cuidado al peinar al niño de no dañarla, ya que podría sangrar de forma abundante.

Nos os asustéis si vuestro pediatra solicita estudio ecográfico o incluso resonancia magnética cuando el angioma se sitúa en zonas como abdomen, columna vertebral o zona del cuello, ya que lo hará por descartar cualquier asociación o correspondencia con órganos internos que precise una actuación más especializada.

clinicagarciasala@ono.com

Fotos

Vídeos