Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sucesos

Estás en: Las Provincias > Local > Sucesos
Sucesos
"Llevaos lo que queráis de mi casa pero,por favor, no hagáis daño a mi esposa"
Unos ladrones encapuchados asaltan los chalés de un padre y su hijo en Rotglà i Corberà
21.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
"Llevaos lo que queráis de mi casa pero,por favor, no hagáis daño a mi esposa"
Gerardo muestra la caja fuerte donde sólo guardaba algunos documentos.
"Llevaros lo que queráis de mi casa pero por favor, no le hagáis daño a mi mujer." Este fue el mensaje desesperado que Gerardo dirigió a los encapuchados que irrumpieron en su chalet de la carretera de la Granja, en el término municipal de Rotglà i Corberà. El atraco se produjo el jueves de madrugada, una hora después de que los mismos delincuentes asaltaran otra casa cercana donde viven su hijo, la esposa de éste y dos pequeños de dos y cuatro años.

El joven matrimonio, de 36 y 34 años, sufrió la peor parte. El hombre, Daniel, recibió un fuerte golpe en la cabeza con una llave inglesa. La esposa, María José, fue obligada a abrir la caja fuerte mientras su marido permanecía maniatado, "Lo peor es que les amenazaron con hacerles daño a mis nietos si no colaboraban", relató Gerardo Bautista, abuelo de los niños".

la tensión se desató hacia las 2.30 horas, cuando al menos seis encapuchados saltaron la valla de la parcela de Gerardo. "Es más bajita que la verja que tiene mi hijo, además de que la suya tiene una alambrada con pinchos", explicó Gerardo. Tras despacharse con el joven matrimonio, los ladrones obligaron a la madre de los pequeños a abrir la casa de sus suegros. "Los propios delincuentes me despertaron", recordaba, aún acobardado, Gerardo.

La víctima confirmó que los asaltantes tenían acento de algún país de Europa del Este. El delincuente que se dirigió al jubilado no se ensañó con él. "Me decía, 'abuelo, usted cállese, no diga nada que no queremos perjudicarle".

Pero la tensión sí se disparó cuando los asaltantes trasladaron a la esposa de Gerardo a su dormitorio. "La llevaban bien, pero dándole algún empujón. Entonces es cuando me tuve que contener y decirles que no le hicieran daño, que se llevaran lo que quisieran. El miedo que tenía yo es que, mientras tanto, tenían a mi hijo y a mis nietos como rehenes".


Joyas y 200 euros
Los ladrones se apoderaron de varias joyas cuyo valor no fue revelado y "unos 200 euros que llevaba en la cartera, porque en la caja no tenía más que papeles y documentos. De hecho sólo la tengo cerrada con una llave, así que les dije que la abrieran porque no había nada", explicó la víctima.

Los ladrones no estaban satisfechos. Tras revolver toda la casa en busca de más dinero les encerraron en una habitación. "Rompieron los pomos para que no pudiéramos abrir", detalló Gerardo. En cuanto los asaltantes huyeron, el propio hijo del asaltado acudió en su auxilio. "Me llevé una gran impresión cuando vi a Daniel con la cara ensangrentada y muy nervioso", recordó el jubilado

Ambas viviendas carecían de sistemas de seguridad, aunque Daniel había comprado ya unas alarmas que no había instalado todavía. Hace un mes, los afectados ya sorprendieron a otro individuo en el jardín del chalé, aunque escapó al ser descubierto..

No fue el único robo registrado ese día en la comarca. Otro chalé fue desvalijado el miércoles en Ontinyent. Los ladrones destrozaron una ventana a mazazos, cuando los dueños de la casa no estaban dentro, y abrieron la caja fuerte. No ha trascendido si se apoderaron de joyas o dinero.

sucesos@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS