Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

INFRAESTRUCTURAS
Cincuenta autobuses sin conductor guiados por láser unirán Valencia y Alicante con sus áreas interurbanas
Los vehículos circularán por carriles especiales a una velocidad de 50 kilómetros por hora en carretera y a 15 kilómetros dentro de las ciudades

Las áreas metropolitanas de Alicante y Valencia contarán con medio centenar de autobuses sin conductor que estarán guiados por fibra óptica que unirán las capitales con sus zonas interurbanas. Los vehículos circularán por exclusivos carriles exprés en las zonas interurbanas a una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora. En el interior de las ciudades, la velocidad de estos modernos autobuses sin conductor se reducirá hasta los 15 kilómetros por hora

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cincuenta autobuses sin conductor guiados por láser unirán Valencia y Alicante con sus áreas interurbanas
Prueba del nuevo sistema de transporte en Castellón, primera localidad de la Comunitat donde se instalará.
La Comunitat Valencia va a poner en marcha un sistema pionero en España de transporte público. El objetivo, según explicaron fuentes de la Conselleria de Infraestructuras, es crear una red que una las ciudades de tamaño intermedio entre ellas y con las capitales de provincia.

Unos cincuenta autobuses con capacidad para circular sin conductor y con guiado óptico entrarán en servicio en la Red de Vía Exprés que se va a desarrollar en toda la Comunitat.

El guiado se realiza a través de un pantógrafo ferroviario y un lector guía ubicados en el autobús que a través de un láser recibe las señales de los marcadores (pequeños espejos) situados junto al carril y que se iluminan marcando el itinerario.

Este tipo de transporte es, además, más ecológico, ya que funcionará fundamentalmente con electricidad, aunque no se descarta el uso de otros combustibles limpios como el biodiésel sin emisiones de CO2.

También se mejorará la frecuencia de paso, así como la accesibilidad de los viajeros. Las vías exprés podrán ir paralelas a las carreteras o por unos trazados diferentes. Al ser de uso reservado, los autobuses evitarán los atascos de tráfico.

Los cálculos con los que están trabajando los técnicos de la Conselleria de Infraestructuras estiman que estos autobuses puedan alcanzar los 50 kilómetros por hora en los tramos interurbanos. Por el interior de las ciudades, en cambio, la velocidad no superará los 15 ó 20 kilómetros por hora.

Pese a poder circular sin conductor, los vehículos llevarán a una persona en la cabina como medida de seguridad. La introducción de la conducción mecánica será progresiva. Otra de las ventajas del sistema es que los vehículos tienen la posibilidad de ser híbridos y utilizar diferentes tipos de combustible. En el caso de los eléctricos, el uso de la catenaria permitirá el suministro continuo de energía. Aunque no se descarta el uso de autobuses con motores recargables.

En algunos de los tramos, matizaron las mismas fuentes, utilizarán, al menos en una primera fase, autobuses alimentados con biodiésel u otras energías renovables. Pero el fin último es que su alimentación sea exclusivamente eléctrica.

El hecho de que sean vehículos híbridos permitirá que puedan abandonar los carriles especiales y circular por las vías ordinarias, algo especialmente útil para el interior de los cascos urbanos.

La intención de la Conselleria es que estas vías exprés permitan mejorar la accesibilidad de las personas disminuidas a los transportes públicos. Estos vehículos tienen su puerta de entrada a un nivel inferior y las paradas se construirán a la misma altura para facilitar las entradas y salidas.

La red se articulará a través de un sistema de carriles especiales diseñado por la Conselleria de Infraestructura para unir Valencia y Alicante con sus respectivas áreas de influencia.

Estas vías están habilitadas únicamente para estos vehículos, lo que facilitará, entre otras características, la puntualidad en el cumplimiento de los horarios prefijados, uno de los factores que desmotiva a los ciudadanos para no utilizar el transporte público.

Castellón será la primera ciudad donde entrará en funcionamiento, el Transporte de Vía Reservada. Fuentes de Infraestructuras explicaron que empezará a funcionar en el primer trimestre de 2008. De hecho, ya se han realizado las pruebas previas a su puesta en explotación.


Sistema anular
La Conselleria de Infraestructuras ha estructurado el sistema de transporte público de la Comunitat en tres anillos. El primero se articula en el interior de la ciudad donde se puede utilizar autobús, metro o tranvía (en Valencia y Alicante) y el Trvcas en Castellón. El segundo facilita las comunicaciones con el área metropolitana y en su interior a través de transportes tradicionales como tranvía, autobús o metro orbital.

La Red de Vía Exprés conforma lo que pretende ser el tercer anillo del sistema y tiene el objetivo de enlazar las ciudades intermedias con la capital de la provincia o facilitar la comunicación entre ellas con un transporte público "rápido, eficaz y sostenible", según Infraestructuras. En estos momentos se están elaborando los primeros proyectos de esta tercera fase.

Las mismas fuentes explicaron que el objetivo es dar respuesta a las necesidades de movilidad, fomentar el uso del transporte público y mejorar la conectividad con otros medios de transporte.

Hasta el momento se ha planteado la construcción de siete líneas con plataforma exprés en Valencia y dos en la provincia de Alicante. La primera línea unirá Valencia con Torrent, Montserrat, Montroy, Alfarp, Catadau y Llombai. También se ha diseñado otra línea que partirá desde la avenida del paseo de la Alameda hasta Cullera con paradas intermedias en el Saler, Perellonet y El Perelló.

La tercera plataforma saldrá desde la avenida de Aragón hasta Sagunto, parando en El Puig y Puçol. Otra de las líneas unirá el parque tecnológico de Paterna con la Feria y la Estación de Autobuses.

La quinta vía exprés que está en estudio irá desde el apeadero de San Ramón por Alcàsser hasta Silla. Otra línea unirá la Feria de Valencia con el aeropuerto, mientras que la séptima irá desde Meliana hasta Alfara, donde se podrá enlazar con las líneas 1 y 3 de Metro Valencia.

En Alicante hay, por el momento, dos vía exprés previstas , aunque no se descarta incorporar nuevas líneas. Una enlazará Alicante con el aeropuerto de El Altet y Torrevieja. La Conselleria de Infraestructuras va a licitar en breve el estudio informativo de esta plataforma reservada.

La ventaja de este trayecto es que será el primer enlace directo entre Alicante y el aeropuerto, una conexión de la que también se beneficiarán los visitantes de Torrevieja. La Conselleria prevé que esta plataforma también sea utilizada por el transporte discrecional y vehículos de emergencia para que eludan las congestiones de tráfico.

En estos momentos también se está estudiando la ejecución de una estación singular en Santa Pola, donde se podrá enlazar con otro tipo de transporte, ya que está muy bien conectada por su proximidad tanto a la N-332 como a la A-7.

La segunda vía exprés es la que unirá Elda, Petrer y Monóvar que dará servicio a más de 100.000 habitantes. El TVR-Elda se está diseñando bajo tres criterios: Estructurar internamente el grupo de ciudades; facilitar así la interrelación entre sus ciudadanos y el acceso a los servicios y empleos ubicados en los tres núcleos.

La TVR estará en conexión con el sistema de cercanías, lo que permitirá interrelacionar estos núcleos urbanos con el resto de la provincia. El tercer eje del proyecto es, según las mismas fuentes, contribuir a crear un modelo urbano conjunto.

El trazado de este sistema de transporte, según fuentes de la Conselleria, nace del núcleo comercial de Petrer y tras atender a su casco histórico llegará hasta Elda. El río Vinalopó se superaría mediante un nuevo puente de características singulares que además de facilitar el acceso peatonal y ciclista a la nueva estación daría servicio de manera directa a más de la mitad de la población de Elda.

jsanchis@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS