Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

Alfaguara (madrid, 2007) En valenciano, Bromera (Alzira, 2007)306 páginas
Una fantasía nevada
01.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Una fantasía nevada
Una escritora ejemplar. Los libros, como los hijos por muy queridos que sean, cobran vida independiente desde el momento que nacen de la pluma de su autor. Digo esto porque en las páginas de este periódico, en entrevista realizada por Rafa Marí y publicada el pasado jueves, la autora de esta obra aseguraba que sus libros no contienen ningún mensaje porque ella no se considera con autoridad suficiente para tal cosa. Me complace, en esta ocasión, no estar de acuerdo con ella. Sus libros están llenos de tolerancia, comprensión y respeto.

Las sociedades en las que se desarrollan sus personajes son fantásticamente multirraciales y, sean cuales sean las circunstancias, nadie resulta despreciado por su aspecto o condición. Sus protagonistas, casi siempre jóvenes, son los hijos que a los lectores adultos nos hubiera gustado tener, y los adultos representan los padres o maestros que nos gustaría ser. Y ese es el mensaje más extraordinario que a los más de quinientos mil lectores jóvenes que la siguen con fervor se les puede trasmitir.

Comprendo la prudencia de sus afirmaciones porque para ella eso no es un mensaje, esa es la realidad que ella vive. Extremadamente discreta y educada, algunos confunden su actitud con falta de carácter. Nada más equivocado. Cuando acude a firmar libros, siempre se forman largas colas de jóvenes lectores, algunos, de hasta ocho años tan solo, acompañados de sus padres, que traen uno o varios de sus libros para que se los firme.

A veces, en esas firmas de libros, se rebasa la hora de cierre de la librería y aún hay quien espera. Entonces sabe hacer respetar su criterio y nadie se marcha hasta que termina. Y cada joven lector recibe de ella la atención que merecería si hubiese sido el único en acudir a su encuentro. Así es su vida y ése es el mensaje involuntario de sus obras: respeto al otro, fe en el esfuerzo y sencillez personal.


Historia con sorpresa
La Emperatriz de los Etéreos, la nueva obra de Laura Gallego García, es una novela amena, con propuestas ambientales razonables y personajes que se hacen en seguida tan queridos para el lector como es habitual en ella. Es una novela llena de sorpresas. Algunas las puedo desvelar, otras deberán descubrirlas los lectores. No me ha pasado desapercibido que la obra empieza con las palabras Cuentan que... en el más clásico estilo de los cuentos de toda la vida. Pero el cuento pronto se interrumpe y los niños que lo escuchaban se convierten en los protagonistas hasta el final. Sus sentimientos, emociones, la interpretación de las enseñanzas recibidas y su descubrimiento, lleno de sorpresas, del mundo en el que viven, son el verdadero guión de la obra.

El universo en el que se desarrolla la acción es muy diferente al de los Idunitas, entorno de sus últimas tres obras. Se trata en esta ocasión de un mundo helado, tal vez nuestra Tierra en el periodo las glaciaciones, donde la supervivencia se consigue con gran esfuerzo y solidaridad. Desear y valorar las cosas más sencillas, el calor, la comida o la ropa, es lo habitual, y dudar de las fantasías que prometen un mundo maravilloso, una realidad que se impone cruelmente en una naturaleza tan hostil. Por eso, la dificilísima persecución de la 'Leyenda de la Emperatriz' será un viaje que embaucará a lectores jóvenes y adultos. Les propongo que éste sea el nevado cuento de la próxima Navidad.

Carlos Morenilla

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
File not found.
Vocento
SarenetRSS