Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sucesos

Estás en: Las Provincias > Local > Sucesos
Sucesos
Tres niños rumanos vuelven a escaparse de un centro de menores para delinquir
Detenidos siete adultos por instigar a los adolescentes a robar en cajeros de Valencia

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Tres niños rumanos vuelven a escaparse de un centro de menores para delinquir
Avenida de Ausias March en Alboraya, donde los menores rumanos intentaron robar en varios establecimientos.
Entran por una puerta custodiados por la policía y, poco después, se escapan del centro de menores para volver a delinquir. Varios niños rumanos que roban en cajeros automáticos y establecimientos de Valencia y Alboraya siguen actuando con total impunidad por la falta de vigilancia en el centro de acogida de Les Palmeretes.

Mientras la Policía Nacional desarticulaba esta semana un grupo organizado que instigaba a los menores a cometer hurtos en las calles de Valencia, tres niños rumanos volvían a escaparse del centro Les Palmeretes situado en la partida de Saboya en el término municipal de Alboraya.

Sucedió el pasado lunes por la tarde. Los ladrones precoces volvieron a las andadas nada más salir del centro infantil. Los menores irrumpieron en una clínica dental y otros dos establecimientos comerciales en la avenida de Ausias March en Alboraya.

"Entraron corriendo y empezaron a tocarlo todo en busca de objetos de valor. No pudimos atraparlos, pero llamamos a la policía para que los detuviera", manifestó la empleada de un comercio. Al lugar de los hechos acudió una patrulla de la Policía Local de Alboraya, pero los menores huyeron a la carrera.

Al día siguiente, el martes, los niños rumanos fueron sorprendidos de nuevo en una gasolinera situada en el polígono industrial de Alboraya, muy cerca del centro Les Palmeretes. El empleado de la estación de servicio llamó a la Policía Local para denunciar que habían intentado robar en el establecimiento. Los ladronzuelos escaparon otra vez antes de que llegara la policía.

Mientras esto ocurría en Alboraya, la Policía Nacional registraba dos viviendas y una nave industrial en Valencia y desarticulaba una banda rumana que presuntamente instigaba a los niños a cometer los hurtos. Tras ocho meses de arduas investigaciones, la operación se ha saldado con siete adultos detenidos, que hoy pasarán a disposición judicial, y un gran número de menores identificados.

Los investigadores de la Policía Nacional y la Fiscalía de Menores tratan de determinar el grado de implicación en los hechos delictivos de cada uno de los arrestados.

Como ya informó LAS PROVINCIAS, los niños rumanos eran trasladados en vehículos a puntos estratégicos de la ciudad de Valencia para que perpetraran los hurtos.


Mentían sobre su edad
Cuando eran detenidos por la policía, los menores mentían sobre su edad y no colaboraban con los agentes para que los trasladaran a un centro de acogida infantil de régimen abierto. Tras comer y descansar durante unas horas, abrían la puerta de la vivienda y se marchaban para delinquir otra vez.

En algunas ocasiones eran recogidos por adultos que mostraban falsos documentos para acreditar que eran los tutores de los ladronzuelos.

Fuentes de la Conselleria de Bienestar Social afirmaron ayer que Les Palmeretes es un centro de acogida donde no se puede recluir a los menores debido a la falta de medidas de vigilancia. "En estas instalaciones se protegen a los niños de hasta 12 años y se les reeduca, pero no es un reformatorio para encerrarlos", matizaron las mismas fuentes.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS