Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vida y Ocio

EXPOSICIÓN
Silvina Berenguer y los ángeles

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Silvina Berenguer y los ángeles
Seguir atentamente las exposiciones de Silvina Berenguer es adentrarse en un mundo particular, donde los niños que miraban el horizonte a través de una ventana, fueron en otra etapa adolescentes, con mil dudas, y hoy son jóvenes que se debaten entre el bien y el mal atendiendo o renunciando a un ser angélico, sólo simbolizado con una o dos alas.

La muestra de sus pinturas en Galería del Palau (calle Palau, 10), donde es una de las artistas más destacadas, pone en evidencia ese mundo interior tan difícil de expresar valiéndose de una técnica depurada, donde la figura humana, estática y generalmente de espaldas, se encara al infinito.

La magia del tema se acentúa en las últimas muestras con los paisajes, en los que la irrealidad admite toda suerte de símbolos, desde las flores a los insectos o pájaros que hay que descubrir entre las hojas.

Muy dada a la soledad de su estudio y a largos paseos donde la urbe le muestra la vida con sus contradicciones sociales, Silvina Berenguer opta por la respuesta que el hombre da a las propuestas de los ángeles.

Silvina declara que posee especial bibliografía sobre serafines, arcángeles y ángeles, criaturas aladas que aparecen ya en las más antiguas manifestaciones artísticas del Mediterráneo.

"Mucho antes -afirma- de que el cristianismo se predicara y se nos hablase de Luzbel y San Miguel o de los ángeles custodios".

No duda sobre la rendición actual de una muchacha-ángel, hermoso personaje sentado que esgrime una espada; no para herir sino para alzar anunciando buenas nuevas como el fin de la violencia, de la pobreza, de las guerras.

Noticias frustradas en un ocaso malva y lila, porque también Silvina Berenguer halla en la serenidad de los atardeceres todo el cromatismo que le brindan los celajes a esa hora .

Cielos que, extrañamente, le sugieren caminos que no tienen fin, o como mucho lejanas y difusas colinas difíciles de superar.

La sugerencia y la divagación motivan al espectador ante los grandes lienzos o los dibujos que en esta ocasión exhibe.

La poesía y la inquietud afloran en el continuo quehacer de la obra de la artista Silvina Berenguer .
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS