El viejo hospital La Fe resucitará en mayo

El viejo hospital La Fe resucitará en mayo

Las nuevas Urgencias arrancarán con un mes de retraso | La retirada de amianto de dos pabellones y de la antigua Escuela de Enfermería avanza en paralelo a las nuevas construcciones

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

El antiguo hospital La Fe de Campanar, el buque insignia de la sanidad valenciana durante décadas, renace de sus cenizas. Dentro de un mes, aproximadamente, se pondrá en marcha, al fin, el primero de los servicios que acogerá el futuro, casi presente ya, centro sociosanitario Ernest Lluch. Y será uno de los más demandados por los vecinos aunque su funcionamiento será provisional: un centro médico de 24 horas de Urgencias recayente a la calle Joaquín Ballester, en uno de los laterales del complejo. Ha sido necesaria una inversión cercana a los 700.000 euros para adecuar el inmueble en el que se reubicará un Punto de Atención Sanitaria (PAS). En un primer momento, este primer paso en el renacer de las viejas instalaciones estaba previsto para el primer trimestre del año, aunque no será hasta finales de abril o principios de mayo cuando se pongan en marcha, según la información que manejan los sindicatos CSIF y Satse, por lo que se supera en alrededor de un mes la estimación de la programación.

De esta forma, una nueva actividad servirá para revitalizar el alicaído complejo, en el que todavía persiste en el semisótano del edificio central un espacio para Urgencias, la Unidad de Prevención del Cáncer de Mama, el servicio de Inspección, el SAMU y el laboratorio del talón; algunos de estos servicios con importantes deficiencias (las unidades de mamografía adolecen de falta de vigilancia, y hasta de celador; y en el caso del Laboratorio de Metabolopatía, que realiza las pruebas de talón a los recién nacidos, carece de congeladores para pruebas mientras que las grietas forman ya parte de su decoración, según CSIF).

Todo ello dará paso a largo plazo a un revolucionario complejo, tanto por diseño como por servicios. Un centro de salud, otro de especialidades, un hospital de crónicos y larga estancia, un centro de rehabilitación integral ambulatorio, cuatro hospitales de día para la atención de trastornos mentales, un centro de estudios en salud y género, una escuela de salud y otra del paciente serán algunos de los servicios que albergará en el plan aprobado por la actual Conselleria de Sanidad, y cuyo diseño corre a cargo del estudio de arquitectura de Ignacio Carbonell Cantí, ganador del concurso de ideas.

Tras el servicio de Urgencias, las siguientes actuaciones en ver la luz serán el futuro centro de salud y el de especialidades, cuya puesta en marcha requerirá un montante cercano a los 24 millones de euros, aunque su inauguración se retrasará en relación a los plazos anunciados por la anterior consellera de Sanidad, Carmen Montón. La puesta en funcionamiento del centro de salud está prevista para el segundo semestre de 2020 -Montón dijo que entraría en funcionamiento a finales de 2019 o principios del año siguiente-, mientras que el de especialidades empezará a dar servicio en el segundo semestre de 2021 -la previsión de la anterior consellera apuntaba a finales de 2020-. El servicio de emergencias sanitarias requerirá una inversión de 3,3 millones de euros se ha planificado para el segundo semestre del próximo año. Eso sí, siempre que el nuevo Gobierno autonómico que surja tras las elecciones del 28 de abril apueste por el plan inicial.

Paralelamente a todo ello, los operarios se afanan también en las tareas de desamiantado del pabellón de rehabilitación, del central y de la antigua Escuela de Enfermería -en distintas fases y comenzando por el primero, cuyas obras arrancaron después del pasado verano y, según Satse, los plazos siguen adelante. Por tanto, en estas últimas semanas se debería de haber terminado de desamiantar el pabellón de rehabilitación y tendrían que haber comenzado los trabajos en el central, aunque Sanidad no ha aportado información al respecto.