Un verano entre zanjas en Valencia

La ciudad vivirá un complicado mes y medio con decenas de obras en casi todos los barrios

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Las cicatrices que le nacen a la ciudad en verano son ya un elemento más del paisaje estival de Valencia. Son zanjas, catas, vallas de obra, excavadoras, polvo en suspensión... El Ayuntamiento y muchos promotores privados aprovechan que con la llegada del buen tiempo decenas de miles de valencianos abandonan la ciudad para disfrutar de sus vacaciones para comenzar obras en decenas de puntos de toda la geografía urbana. Hoy comienzan varios trabajos importantes que, en algunos casos hasta septiembre, complicarán la circulación en varios enclaves de Valencia. Habrá 100 obras activas durante todo el verano, 15 de las cuales afectarán al tráfico.

Esa reducción del número de vecinos trae aparejada una importante caída del tráfico de vehículos rodados, por lo que se considera que las molestias derivadas de las obras, que en algunos casos, como en Jacinto Benavente, estrangulan los viales hasta crear atascos prácticamente cada hora, afectan a menos conductores y viandantes de Valencia. Y es verdad, pero pese a eso son cientos de miles las personas que se quedan de cruces para dentro en los meses más calurosos del año. Para ellos va esta guía que sigue las cicatrices temporales de la ciudad.

Los trabajos en Jacinto Benavente y varias intervenciones en el Marítimo son las más destacadas hasta la llegada de septiembre

Las obras más importantes de este verano son las que afectan a Jacinto Benavente. Se trata de la colocación de una tubería arterial de agua potable, de 600 milímetros de diámetro, que afectará a un tramo de la marginal derecha del cauce desde el puente del Mar hasta el cruce con Peris y Valero. La concejalía del Ciclo Integral del Agua es la que gestiona esta iniciativa con una inversión de 1,4 millones y que imita a lo realizado aguas arriba del cauce, entre Mislata y la plaza de Tetuán. Aquello provocó cortes y desvíos de tráfico durante meses, lo que ahora se reproducirá en menor medida. La afección al tráfico se limitará a un carril, en concreto en la parte más próxima al pretil del viejo cauce, salvo en el tramo que va desde Peris y Valero hasta Mestre Racional, por donde irá cerca de las fachadas de los edificios. Estos trabajos comenzaron a finales del pasado mayo y se prevé que terminen el 31 de agosto para que no afecten a la circulación del entorno del colegio Nuestra Señora de Loreto.

Las máquinas volverán a algunos PAI parados hasta el momento como el de Fuente de San Luis

No será la única obra que haga Ciclo Integral del Agua. En la avenida Profesor López Piñero se ha programado la limpieza del colector norte, por lo que también podría haber afecciones al tráfico en la salida de Valencia hacia El Saler, una de las más utilizadas por los vecinos de la ciudad que buscan un acceso rápido y fácil para llegar las playas del sur de la capital.

Sin embargo, el barrio más afectado por las obras veraniegas es el Marítimo. En el Cabanyal, el Canyamelar y la Malvarrosa se desarrollarán estos meses casi una veintena de obras, entre las que destaca la reurbanización de la plaza Lorenzo de la Flor. Terminarán el 31 de agosto. Entonces, se abrirá al público el nuevo jardín, situado en el corazón de la 'zona cero'. Cabe recordar que fue cerca de esta plaza donde la Policía Local instaló un retén provisional en forma de contenedor de obra para mejorar los tiempos de respuesta ante actuaciones en las calles más degradadas del barrio.

La actuación mejorará la accesibilidad, nuevo mobiliario urbano y el soterramiento del cableado eléctrico. La inversión alcanza los 309.960 euros. Se instalarán nuevos juegos infantiles y se restaurarán algunos de los actuales, rodeándolos todos con pavimentos de seguridad. Junto a esto, se colocará nuevo mobiliario urbano compuesto por bancos de madera, papeleras y una fuente. A esto se le añadirá la colocación de los monumentos restaurados de José Benlliure Gil y Eduardo Escalante, retirados en su día debido a los continuos actos de vandalismo.

Reinicio. Vuelven las obras a gran escala en el PAI Fuente de San Luis junto al hospital La Fe este verano.
Reinicio. Vuelven las obras a gran escala en el PAI Fuente de San Luis junto al hospital La Fe este verano. / Jesús Signes

No será el único acto de reurbanización que se va a llevar a cabo. Este particular viaje por las catas y las zanjas estivales tiene su siguiente parada en el barrio de Sagunto. En la calle homónima ha comenzado un proyecto de reurbanización, que se llevará a cabo durante todo el año. Los vecinos de la zona conocerán los trabajos. La idea es reformar el entorno del mercado de San Pedro Nolasco, cuyos proyectos se presentaron esta misma semana. No es la única plaza en la que se actuará dado que también han empezado las obras en San Sebastián, junto al jardín Botánico. Se trata de una obra que ya está en marcha y que tiene como objetivo avanzar en la peatonalización y pacificación del barrio, que ya comenzó con la reforma de la plaza de Rojas Clemente: donde antes había un inmenso aparcamiento, ahora hay una zona verde muy utilizada por los más pequeños de la zona.

Entre la treintena de obras incluidas en el calendario de verano en Valencia se encuentran la urbanización de la calle Barco (Grao), la remodelación integral del mercado municipal del Grao o la nueva plaza Arzobispo Olaechea, en el barrio de San Marcelino, con un diseño donde también impera la apertura de espacios peatonales.

Además, se comenzará a trabajar en algunos PAI, como el de Fuente de San Luis o el de Camino Hondo del Grao, aunque estas últimas se prevé que sean obras superficiales dado que empiezan ahora.

Parque. Obras para un nuevo parque en la plaza San Sebastián junto al Jardín Botánico, esta semana.
Parque. Obras para un nuevo parque en la plaza San Sebastián junto al Jardín Botánico, esta semana. / Jesús Montañana

Con todo, no se espera un verano tan complicado si se compara con años anteriores, cuando se hicieron coincidir importantísimos trabajos del Ciclo Integral del Agua con el periodo veraniego.

Se dieron entonces grandes atascos en la marginal derecha del río, especialmente en la calle Blanquerías, Pintor López y la plaza de Tetuán, dado que la concejalía que entonces dirigía el socialista Vicent Sarrià aprovechó que en verano hay menos gente en Valencia para cambiar una tubería que había dado problemas y requería ser sustituida por una nueva. Además, otros trabajos frente a la Ciudad Administrativa Nou d'Octubre se retrasaron. Volvieron los funcionarios y se encontraron con atascos constantes en la puerta de sus dependencias. Queda mes y medio de una Valencia en obras.

Vecinos de la Alameda apuntan que prefieren una ciclo calle y no un carril bici

LOLA SORIANO /

El Ayuntamiento de Valencia ha iniciado ya las obras del carril bici de la calle Ibiza, para conectar la Ciudad de las Ciencias con la zona de Juan Verdeguer hasta La Marina, pero desde la asociación de vecinos Alameda-Avenida de Francia no ven con buenos ojos esta nueva conexión.

El secretario de la entidad vecinal, Juan Antonio Ramallo, detalla que «realmente hubiéramos preferido que hicieran la zona como ciclo calle, es decir, tipo zona 30 con espacio compartido para el coche y las bicis». Ahora, explica, que cuando culminen las obras se habrá eliminado parte de la vía para los coches y «los residentes de los números 59 a 65 de la calle Alameda cuando salgan de los garajes por Ibiza tendrán que ir hacia Alameda, no hacia avenida de Francia».

Desde la entidad vecinal aseguran que «cuando han proyectado la obra no han pensado en el futuro. Cuando esté terminado el colegio 103 se va a producir un efecto de embudo a la hora de la recogida o entrada de los niños en el colegio». Añaden que propusieron al Consistorio «que la salida del centro se hiciera por la calle Tres de abril, pero como han recalificado una zona verde para darlo como contraprestación por la sentencia de Tabacalera, no lo pueden hacer y el barrio está descontento».