Los vendedores del mercado dominical, contra el intento del Ayuntamiento de tirarlos

Los vendedores del mercado dominical, contra el intento del Ayuntamiento de tirarlos

Han recogido cerca de 3.000 firmas en dos semanas

Á. S.Valencia

Nuevo episodio en el conflicto abierto entre los vendedores del mercado dominical en el entorno del Central y el Consistorio. Los empresarios que trabajan en este enclave presentaron ayer cerca de 3.000 firmas, recogidas en dos fines de semana, para exigir al Consistorio que dé marcha atrás en la idea que tiene de expulsarles de su ubicación actual para que ahí únicamente se vendan artículos de coleccionista o discos o libros antiguos.

La cuestión se remonta a la aprobación de la nueva ordenanza de mercados, apoyada de forma unánime por todos los partidos en el Consistorio. El texto, que pasó por el preceptivo periodo de alegaciones, indica que los domingos en el entorno del Mercado Central únicamente se pueden vender «objetos usados, artísticos o de colección», lo que en la práctica deja fuera a un porcentaje muy alto de los vendedores que trabajan en el entorno.

Sin embargo, los vendedores de la zona se han mostrado contrarios a esta decisión, que incluyó el envío de un inspector al mercadillo a comienzos de agosto, desde el primer moemnto. «Todos los firmantes coinciden en apoyarnos y no entienden cómo quiere dejar sin trabajo a cerca de 100 familias el Ayuntamiento de Valencia donde se supone que hay un gobierno progresista de Compromís y PSOE», explica el presidente de los vendedores, Francisco Campos. «Nosotros no somos grandes superficies. Somos trabajadores que vivimos de la venta en nuestros puestos en la calle, pero a pesar de ello, nos quieren obligar a marcharnos», critica Campos, que señala que la nueva ordenanza avbre la puerta a una disposición transitoria que les permite mantener su ubicación actual «vendiendo artículos de regalos hasta el próximo año 2026».