Los vendedores piden a Ribó que priorice la experiencia para gestionar el Mercado Central

Uno de los puestos de fruta y verdura del mercado. / irene marsilla
Uno de los puestos de fruta y verdura del mercado. / irene marsilla

La asociación se presentará al concurso sin necesidad de constituirse en empresa, a la espera de que sea aprobado en asamblea

PACO MORENO

valencia. Un día después de alcanzar un acuerdo con el gobierno municipal, la asociación de vendedores del Mercado Central ratificó el deseo de aspirar al concurso que adjudicará la gestión de los servicios comunes, además de pedir al Consistorio que priorice en el pliego de condiciones la experiencia y la cualificación de los aspirantes.

Así lo indicaron ayer fuentes de la entidad, que debe someter a votación en la asamblea la participación en el futuro concurso. La propuesta se hará sin necesidad de modificar el status de la asociación, ya que son en la actualidad una persona jurídica, precisaron.

«Esperamos y creemos necesario por el bien del mercado que el futuro pliego de condiciones recoja todos y cada uno de los servicios que en la actualidad se prestan y lo hacen viable en el entorno comercial actual. Y con el coste actual para los vendedores y no más». La asociación maneja este año un presupuesto en gastos de 1,38 millones de euros.

El recinto tiene un presupuesto de gastos de 1,38 millones, de los que el 35% sale de fondos propios

De esta cifra, el 60% sale de las cuotas que pagan los vendedores, mientras que un 5% procede de subvenciones del Ayuntamiento y la Generalitat. El 35% restante se obtiene de recursos propios como la venta de hielo en los puestos de pescadería, junto a lo que generan los 50 céntimos de pago por el uso de los aseos públicos. También es relevante la facturación por las campañas de publicidad que se realizan en el mercado o que tienen su imagen.

«Esto es eficacia; si el Ayuntamiento hubiera querido una gestión directa, tendría que haber corrido con todos los gastos», consideraron. Desde 1986, el Mercado Central se rige por la autogestión, gracias a la firma de un convenio entre la asociación de vendedores y el Consistorio. El concurso público es la opción más «lógica» después de declararse la imposibilidad de una renovación del acuerdo de hace 33 años por los cambios en la legislación, como es el caso de la Ley de Contratos del Sector Público o la normativa que regula el funcionamiento de las Administraciones públicas.

El 85% de los mercados en España se rige por una concesión de servicio público, aseguraron las mismas fuentes. Lo que sí está claro es que el modelo actual deben mantenerse. «Esto no será un restaurante gigante, ninguna empresa puede transformar el mercado», indicaron en un deseo de espantar cualquier tipo de especulación. «La eficiencia a la que hemos llegado después de 33 años debe trasladarse al pliego para no perder en calidad ni en servicios, más bien que se creen las condiciones necesarias para poder crecer en calidad», finalizaron.