Los vecinos rechazan el plan del Grao y reclaman el soterramiento de las vías

Figuración virtual del nuevo barrio, con el puente en primer término. / lp
Figuración virtual del nuevo barrio, con el puente en primer término. / lp

Los residentes de la avenida de Francia descartan el puente provisional y exigen que se acabe con el «muro de la vergüenza»

P. MORENO

valencia. El proyecto urbanístico para el nuevo barrio del Grao ha comenzado a andar y está sujeto con seguridad a modificaciones, a la vista de las discrepancias surgidas entre los mismos socios del gobierno municipal de Compromís, PSPV y València en Comú. A estas voces hay que añadir la opinión de los vecinos de la zona, especialmente los de la avenida de Francia por el impacto del puente provisional propuesto.

La conclusión es que no gusta, indicaron fuentes del colectivo creado en oposición al convenio de permuta de la Tabacalera, que les afecta de lleno por la edificación de una finca en un solar destinado a zona verde. «Los vecinos veremos pasar los coches hasta una altura de un segundo piso», señalaron.

De ahí que consideren la urgencia del soterramiento de las vías a su salida del túnel de Serrería, una obra pendiente desde hace lustros. Dado que el Consistorio no ha firmado ningún convenio con el Ministerio de Fomento para esta inversión, las mismas fuentes señalaron que «es primordial, urgente, que esto se haga para acabar con lo que consideramos un muro de la vergüenza». Es más, señalaron la cercanía de la estación de bombeo de Ibiza. «Llevamos un montón de años aguantando los malos olores y en el proyecto se mantiene en el mismo lugar, no la trasladan», dijeron.

La plataforma vecinal plantea el traslado de la estación de bombeo por los malos olores

El puente provisional es el acceso defendido por el grupo socialista para sacar adelante el nuevo sector de 2.550 viviendas, dado que el soterramiento de las vías carece de plazos. Eso sí, el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, defiende que esa infraestructura puede decaer si Fomento saca adelante el soterramiento. La inversión no formaría parte de las cargas del sector, sino que sería un dinero aportado por los promotores inmobiliarios.

La iniciativa plantea un puente con un carril por sentido, más una plataforma peatonal y un carril bici. «Al final, todo el tráfico para entrar en el nuevo barrio pasará por aquí, por lo que aumentarán los atascos en la prolongación de la Alameda», comentaron los vecinos. El otro se sitúa en la calle Juan Verdeguer, en una rotonda pendiente de construir.

Para la plataforma vecinal, el soterramiento de las vías «forma claramente del corredor mediterráneo, por lo que tendría que incluirse la inversión». La alternativa preferida por el gobierno municipal es que el túnel salga al otro lado de la autovía de El Saler, para beneficiar también al sector de La Punta. El coste estimado es de 129 millones de euros.

La tramitación del plan del Grao durará varios meses, años en caso de que no se consiga un acuerdo político este mandato que avale la propuesta presentada por Aumsa. De lo contrario, tendría que hacerse borrón y cuenta nueva. La reserva de viviendas protegidas es del 30%, aunque el Consistorio podría aumentarla con solares propios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos