Los vecinos piden al Consistorio que impida futuros festivales en La Punta

Los vecinos piden al Consistorio que impida futuros festivales en La Punta

Los residentes califican de agravio comparativo que el evento de Pinedo se clausurara mientras las paellas universitarias se quedaron «en una multa»

LOLA SORIANO

valencia. Los vecinos de La Punta están muy enfadados con la gestión del gobierno de Joan Ribó en materia de espectáculos públicos. Desde la asociación vecinal de esta pedanía el presidente, Vicent Romeu, asegura que no logra entender «cómo la Generalitat y las fuerzas de seguridad sí han sido capaces de poner orden e impedir que se celebre el festival Marenostrum en Pinedo, porque no contaba con el permiso, y en cambio Ribó no consiguiera clausurar la fiesta de paellas universitarias que se hizo en abril en La Punta y que tampoco contaba con autorización municipal».

Cabe destacar que en el caso de Pinedo, fueron la Policía Autonómica y la Guardia Civil los que controlaron el recinto de la Sala Canal para que no se hiciera la fiesta, tras recibir la negativa de la Conselleria de Justicia, que se basó en informes en contra de la Conselleria de Medio Ambiente y también de la Guardia Civil. Se alegó que se iba a celebrar en pleno parque natural y que podría poner en peligro la fauna.

Sin embargo, según los vecinos de La Punta, «en el caso de las paellas universitarias, la administración que denegó el permiso fue el Ayuntamiento. La Policía Local entregó el aviso a los organizadores, pero luego no se actuó para clausurar la fiesta, cuando pensamos que había muchos más riesgos, porque acudieron unas 25.000 personas y no hay que olvidar que las vías del tren están muy cerca y justo donde se celebró el evento había toneladas de virutas de madera, que podrían haber prendido», según Romeu.

Los vecinos no entienden por qué «no se dio orden a la Policía Local de cerrar la instalación, porque en Pinedo sí han ido fuerzas del orden». Y califican de «auténtica burla» que la celebración de las paellas universitarias, «que se hicieron a pesar de la prohibición del Consistorio, sólo se haya saldado con dos multas administrativas que sumen 1.202 euros porque no es proporcional a las molestias que sufren los residentes y las empresas que hay en La Punta, que no pueden ni trabajar».

El presidente vecinal afirma «que tanto Pinedo como La Punta son pedanías de Valencia y queremos el mismo trato. Si en un caso se ha actuado, en el nuestro también se tenía que haber evitado». Y añaden que quieren que no se permitan más festivales que causen molestias en la zona. De igual modo, Romeu critica «que somos la única pedanía que no tenemos alcalde pedáneo».