Vecinos de Orriols denuncian el aumento de peleas e inseguridad

Fotograma del vídeo de una pelea en Orriols. / lp
Fotograma del vídeo de una pelea en Orriols. / lp

Los residentes se reúnen en la calle para evitar altercados mientras el PP lamenta la degradación de la zona y la inacción de la Policía Nacional

ÁLEX SERRANOVALENCIA.

Reunirse en la calle para, en voz alta, lamentar la inseguridad o hacer fotos a quien se comporta de forma inadecuada son algunas de las medidas que están tomando los vecinos de Orriols para combatir la inseguridad en el barrio, que crece a pasos alarmantes tal como explican residentes en la zona con cada vez más peleas. Incluso desde la Asociación de Vecinos de Orriols-Rascanya piden a la Policía Local un esfuerzo para evitar peleas y altercados en la vía pública que preocupan a quienes viven en esta zona del norte de la ciudad.

Maica Barceiro, presidenta de la entidad vecinal, vincula parte de esta inseguridad a la apertura de un local que relaciona con la extrema derecha. Los residentes exigen el cierre de ese establecimiento, un casal social, así como un plan «de verdad, coordinado con las concejalías de Educación, Servicios Sociales, Empleo, Protección Ciudadana y Urbanismo». Además, Barceiro pide «más seguimiento de menores y labor 'de calle' de trabajadores sociales» y que el Consistorio proponga un plan de empleo para la zona. Asimismo, los vecinos de Orriols solicitan más presencia de la policía de barrio y un retén de la Local en el barrio: «Ahora nos han puesto con la de Benicalap, antes estábamos en la de avenida de Alfahuir, mucho más cerca». En resumen, los residentes creen que es necesario «un plan integral de revitalización del barrio de Orriols».

La situación ha llegado a tal punto que los vecinos se han organizado en grupos tanto de jóvenes como de personas más mayores que realizan «paseos por patios conflictivos», se apostan en las esquinas «hablando en voz alta sobre la inseguridad y recomendando llamar a la policía», hacen fotos a quien se comporta de manera incívica o incluso interpelarlos, vigilan las esquinas que denominan «de reparto» de droga... Son trabajos que en su opinión tendría que realizar bien la Policía Local bien la Nacional.

Precisamente la participación del Cuerpo nacional en la seguridad del barrio es algo que preocupa al grupo municipal popular. El concejal Santiago Ballester explicó ayer que ya hace doce días que su portavoz, María José Catalá, pidió reunirse con el delegado del Gobierno «por el aumento preocupante de la delincuencia en Valencia, con un incremento del 6,5 % con respecto al pasado año, sin que tengamos todavía respuesta alguna». «Hay barrios, como son los de Orriols y Torrefiel en los que los vecinos y comerciantes nos están haciendo llegar constantemente sus reclamaciones por el vandalismo y los actos delictivos que se están produciendo ante la falta de presencia policial. Nos consta que la Policía Local está haciendo un esfuerzo extraordinario para atender los múltiples servicios relacionados con la seguridad ciudadana que se dan a diario. Pero es evidente que la Policía Local no cuenta con suficientes recursos para llegar a la demanda que tiene en de toda la ciudad», comentó el concejal popular.

Los populares presentarán distintas iniciativas en el Ayuntamiento, a través de preguntas y mociones a las comisiones y el pleno, para que el alcalde Joan Ribó y la concejalía de Protección Ciudadana, dirigida por el PSPV, «se preocupen por este aumento de la delincuencia y recuperen la Policía de Barrio que la han reducido al mínimo», dijo el edil.

Mesa contra el botellón

Para combatir otro de los problemas que asedian a zonas de Orriols como la plaza Gloria Fuertes, el botellón, la Policía Local ha decidido crear una mesa especial de trabajo con la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia y la Federación de Asociaciones de Vecinos para «establecer mecanismos que ayuden al control de las zonas de botellón en Valencia», tal como explicó el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano tras una reunión celebrada ayer. El edil se mostró partidario de «trabajar junto a la Federación de Hostelería en la formación de mediadores sociales a cargo de esta misma federación para combatir el consumo de alcohol en la vía pública».

Sin embargo, el Consistorio anunció la creación de esta mesa de trabajo a través de un comunicado en el que incluía declaraciones de la presidenta de los vecinos, María José Broseta, pero fuentes de la entidad de los residentes explicaron que ella no acudió a la reunión y que únicamente se le llamó por teléfono. En esa llamada, cuentan desde la federación, Broseta expresó «que puede ser un buen punto de partida, pero que tendría que conocer los detalles para analizarla en más profundidad, por lo que se han emplazado a una reunión en los próximos días».