Vecinos contra el mal olor del asfalto

El solar adecentado por el Consistorio, ayer por la tarde. / jesús signes
El solar adecentado por el Consistorio, ayer por la tarde. / jesús signes

Una pareja pone su casa a la venta para evitar el hedor del suelo cuando se calienta | Residentes en la zona lamentan que el Consistorio no haya escuchado sus quejas sobre la adecuación de un solar en Nino Bravo

valencia. Vecinos del solar de la calle Nino Bravo, entre los barrios de Ciudad de las Artes y Na Rovella, denunciaron ayer que las molestias provocadas por el mal olor del asfalto instalado por el Consistorio en un solar acondicionado como aparcamiento les han llevado a poner en venta su casa. Se trata de un tercer piso sobre el solar de la calle Nino Bravo, con entrada por la plaza Bandas de Música.

En él viven Elena Kunakaeva y Pedro Picazo, un matrimonio que ya ha puesto a la venta su piso tras meses de discusiones con el Consistorio sobre las molestias derivadas del recalentamiento del solar. «Es asfalto reutilizado y huele fatal cuando hace calor», explica Picazo.» Enviamos muchas quejas al Ayuntamiento y cada vez las respuestas eran evasivas o directamente falsas. El Ayuntamiento dice que es un acondicionamiento temporal, pero pasa el tiempo y nada cambia. El Síndic de Greuges varias veces ha enviado recomendaciones al Ayuntamiento instándole a parar el uso ilegal de este solar como parking, pero cada vez contestaban alguna mentira o no contestaban», comenta Kunakeva.

«Ante la situación de abandono y degradación de la zona, vecinos que estaban de alquiler se han ido, y nosotros finalmente hemos decidido vender el piso porque resulta difícil cada día vivir luchando contra el Ayuntamiento, que defiende el aparcamiento disuasorio en el solar aunque esto va contra del uso previsto en el Plan General y prácticamente nos echa de nuestra casa», lamenta la mujer, que reconoce que ya han firmado un contrato de arras para vender el piso y mudarse a una zona con menos molestias.

La concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Valencia reacondicionó el solar junto a otro entre las calles San Clemente y La Safor el pasado mes de febrero. Se trata de una actuación coordinada entre los departamentos de Movilidad y Urbanismo, que aprovecha material resultante del fresado del pavimento para regularizar la superficie de los citados solares, como medida inicial, provisional y previa a un acondicionamiento de mayor calidad, que se acometerá una vez se redacten los proyectos y se liciten las obras necesarias para su ejecución, tal como señalaba el Consistorio el pasado febrero.

Este uso provisional como estacionamiento en superficie de estos solares cuenta con el informe favorable del Servicio de Planeamiento sobre su compatibilidad con las previsiones del Plan General de Ordenación Urbana de Valencia (PGOU). Así lo aseguró el Ayuntamiento en un comunicado remitido a los medios. Sin embargo, los vecinos de la zona no tienen tan claro que la conversión en aparcamiento de un solar para uso escolar (ahí iba un conservatorio) se pueda realizar de acuerdo con el plan.

«A pesar de que la normativa urbanística es clara sobre los usos que se le puede dar a este solar, y aquellos que están prohibidos, el Ayuntamiento de Valencia no ha hecho otra cosa durante todos los años de existencia de este solar que permitir el aparcamiento irregular e incontrolado de vehículos particulares», según los vecinos, que dicen que el PGOU explicita que el espacio no puede ser utilizado como aparcamiento.