Vecinos de la Malvarrosa lanzan las primeras quejas por el ruido de los apartamentos turísticos

Playa de la Malvarrosa y al fondo, la Patacona. / jesús signes
Playa de la Malvarrosa y al fondo, la Patacona. / jesús signes

Gómez indica que en el último año sólo se han solicitado 80 informes de compatibilidad con 13 resoluciones a favor de la apertura y 18 en contra

LOLA SORIANO

valencia. La falta de una regulación más clara y el 'boom' de los apartamentos turísticos, sobre todo con la proliferación de oferta ilegal, se está traduciendo en el éxodo de la nueva oferta del Ciutat Vella, donde ya no pueden abrir nuevos, a otros barrios que se han puesto de moda.

Los vecinos de Ruzafa y del Cabanyal-Canyamelar ya hace tiempo que han dado la voz de alerta, pero la inquietud también ha llegado ya al barrio de la Malvarrosa.

Y es que los barrios más próximos a la playa se han convertido ahora en objeto de deseo. En la asociación Amigos y amigas de Malvarrosa, el portavoz Pau Díaz, explica que «a nuestra entidad vecinal ya están empezando a llegar las primeras quejas por molestias y ruidos generadas en apartamentos turísticos».

Salvem el Cabanyal pide que las normas se acompañen de la dotación de cuerpos de inspectores

Añade que los residentes afectados «vienen a consultarnos cómo pueden abordar el tema y, de hecho, en el último encuentro que tuvimos con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ya le transmitimos nuestra preocupación por este asunto».

El portavoz vecinal explica que es «un problema latente, que se empieza a notar, pero que queremos que se aborde ya».

Díaz argumenta que «ya no sólo es un problema de ruido, es que además, este es un barrio de trabajadores y no queremos entrar en la dinámica negativa del aumento de los precios de alquiler y que la gente no pueda seguir viviendo aquí».

Desde Salvem el Cabanyal, Faustino Villora explica que «nos han comentado que revisarán el porcentaje del cupo de apartamentos cerca de la playa, pero nos gustaría que en todo el barrio el máximo fuera el 10%». Además, añade que «las normas genéricas no son igual de buenas para todos los barrios. En el Cabanyal tenemos muchas casas de tipología de planta baja y un piso y por esa tónica, podrían abrir muchos apartamentos. Necesitamos unas normas más específicas para el barrio porque no es lo mismo una zona consolidada que un barrio que se está rehaciendo y donde hay problemas de coexistencia. Y es preciso que haya un cuerpo de inspectores».

Por su parte, la concejala de Turismo, Sandra Gómez, recordó que Urbanismo «ya se ha comprometido a revisar a la baja el porcentaje en primera línea del barrio, frente al mar». Gómez, además aplaudió ayer la sentencia que vuelve a dar la razón a la Generalitat «en la lucha para que las plataformas de viviendas incluyan el número de registro en los anuncios», dijo. Añadió que «es una buena noticia que respalda las acciones de control y regulación que estamos desarrollando desde la administración autonómica como desde el Ayuntamiento».

Explicó que en Valencia hay 5.725 apartamentos inscritos y afirmó que «en el último año sólo se han solicitado 80 informes de compatibilidad», documento necesario para poder abrir un apartamento turístico. Y añadió que 13 han obtenido resoluciones favorables, 18 negativas y el resto está en curso.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, indicó que Compromís per València propone al Gobierno Central limitar el precio del alquiler «y hacer vinculante el Índice de Precios de Referencia elaborado por el Observatorio del Hábitat y la Segregación Urbana para poner límite a las subidas desmesuradas».