Vecinos del Carmen irán al juzgado al no poder acceder a denuncias de ruido

La Plaza de la Reina con las aceras invadidas por las terrazas de locales de ocio. /Irene Marsilla
La Plaza de la Reina con las aceras invadidas por las terrazas de locales de ocio. / Irene Marsilla

La entidad reclama al Ayuntamiento información sobre locales de ocio y actividades en el barrio, donde hay limitación de licencias

P. MORENOVALENCIA.

La decisión ya está tomada y es cuestión de tiempo. Así de claro lo tiene la asociación Amics del Carme a la vista de las últimas peticiones de información al Consistorio sobre locales de ocio, al señalar ayer uno de sus portavoces que acudirán al juzgado para denunciar por la vía de lo contencioso la falta de información sobre determinadas denuncias o peticiones de expedientes, lo que a juicio de la entidad «es una obligación del Ayuntamiento». El caso se quiere fundamentar en el «derecho a la información que tenemos y la transparencia a la que está obligado el Consistorio».

La gota que ha colmado el vaso ha sido un negocio abierto hace meses en parte del antiguo convento del Carmen, recayente a la plaza de Portal Nou. Los residentes están convencido de que esta actividad de ocio, con eventos, presentaciones culturales o despedidas de soltero, vulnera la normativa de la Zona Acústicamente Saturada. «Hemos acumulado ya media docena de denuncias de vecinos por ruidos u otras molestias, acudimos al Síndic de Greuges y a la concejalía de Transparencia, donde nos dieron la razón al pedir el expediente referido a un inmueble declarado además Bien de Relevancia Local, pero después no obtenemos respuesta y esto es sólo un ejemplo de otros», dijeron.

Las mismas fuentes recordaron que la declaración de zona acústicamente saturada se produjo tras un litigio judicial. «Parece que vamos por el mismo camino y no es lo que queremos, pero parece que no hay más remedio». Desde la entidad señalan que tienen derecho a «tener acceso a todo el expediente y comprobar por ejemplo si están dentro del ámbito con la restricción de licencias», reiteraron sobre la actividad en el antiguo convento.

Pero este caso es sólo el último. «También solicitamos saber qué había pasado con una escalera y unos frescos protegidos en un edificio declarado Bien de Relevancia Local en la calle Roteros, junto a la iglesia del Carmen, y que se está reformando para un hotel. No sabemos nada». Las obras están muy avanzadas y el inmueble forma parte de la oferta turística que aumenta cada vez más en esta parte de Ciutat Vella.

La declaración de zona acústicamente saturada incluye también la limitación de horarios y actividades, no sólo para nuevas licencias. «En la calle Estameñería Vieja había una librería de lance que ahora funciona también como cafetería. ¿Eso es posible? También un horno en el barrio donde han sacado mesas y sillas a la calle. En suma, queremos conocer todos los pormenores de los casos que denunciamos porque nos parecen que incumplen lo aprobado por el Consistorio». Sobre esto último, matizaron que es «injusto que la Policía Local cobre 30 euros cada vez que les pedimos un informe. No pueden cobrar por informar de su actividad, como ocurre desde hace tiempo».

Más