Valencia estudia premiar a los vecinos que destinen más basura al reciclaje

Contenedores en la ciudad./Juanjo Monzó
Contenedores en la ciudad. / Juanjo Monzó

Las dos plantas de tratamiento de l'Horta recuperan más de la mitad del volumen de los contenedores grises para usos agrícolas

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Premiar a los que reciclen más basura. Esa es la intención de la delegación de Residuos Sólidos según explicó ayer su responsable, el concejal Sergi Campillo, al referirse a uno de los proyectos en un arranque de mandato donde los ayuntamientos tendrán que mejorar sus cifras de recuperación de todo lo que los vecinos tiran en los contenedores, para cumplir lo establecido en los planes autonómicos y de la Unión Europea.

La iniciativa debe coger forma, aunque el edil citó como ejemplo el papel que deben tener en esto los ecoparques, tanto el fijo de Vara de Quart como los móviles. «Se debe reconocer a las personas que tengan más interés», para tener también en consideración la idea de su antecesora en la presidencia de la Entidad Metropolitana de Residuos, Pilar Soriano, en cuanto a que los municipios que obtegan mejores cifras se beneficien de una rebaja en la llamada TAMER, la tasa para el tratamiento de basura que se incluye en el recibo del agua.

Campillo visitó hace unos días las instalaciones de la entidad en Los Hornillos, donde se tratan los residuos de los contenedores grises y marrones, estos últimos de materia orgánica, de Valencia y el resto de municipios de l'Horta, un trabajo que comparte con la cercana planta de Manises.

El plan autonómico obliga a que sólo se pueda llevar a los vertederos el 42% de lo dejado en los depósitos

Los datos revelan la necesidad de realizar más campañas de concienciación. El pasado año se extrajeron de las cintas de tratamiento un total de 80.203 toneladas de papel y cartón, cuando en prácticamente todos los municipios hay depósitos para su reciclaje.

Algo parecido ocurre con el plástico y los envases en general, donde se llegó a 43.126 toneladas. Las cifras mejoran en cada ejercicio y una parte sustancial este año estará en la aceptación de los contenedores marrones, que se colocarán en todos los barrios para cumplir con la normativa. El pasado ejercicio se llegó a 4.854 toneladas, aunque ahora se ha mejorado y la estimación es de unas mil toneladas mensuales.

El pasado julio se recogieron en Valencia 21.600 toneladas en los contenedores grises, lo que supone un 1,57% menos que en 2018. La previsión es que este descenso sea más acusado con los nuevos depósitos para materia orgánica.

En el balance de los contenedores grises destacan las 389.897 toneladas de residuos llamados bioestabilizados. Se trata de un subproducto que «se extrae de la materia orgánica del contenedor gris, no del marrón, y que se usa en agricultura, no como compost», precisó el edil. Aún así, se trata del volumen que debe trasvasarse poco a poco al depósito marrón de reciclaje.

Otros apartados que destacan en el balance del pasado año son las 19.897 toneladas procedentes de la poda y que también pasan por las plantas de tratamiento de la Entidad de Residuos. Por último, los metales ferrosos ascienden a 50.155 toneladas en sólo 12 meses.

El edil recordó que el Plan Integral de Residuos es el documento de referencia. Con el último modificado se habla por ejemplo de que «la generación de rechazos no valorizables, con destino a vertedero, debe limitarse como máximo al 42% sobre los residuos producidos», lo que supone el próximo reto.

Refuerzan la recogida de enseres en las calles del Cabanyal

Demasiados muebles en las calles del Marítimo. Eso es lo que ha obligado al Ayuntamiento a reforzar la recogida con un mensaje muy claro, como dijo ayer el concejal de Limpieza, Sergi Campillo: la contrata retirará todo lo que esté en vía pública, sin más.

En respuesta a las peticiones vecinales que han identificado determinadas calles como especialmente conflictivas por la continua presencia de muebles y otros enseres abandonados, se atenderá de manera específica zonas como Pescadores, Amparo Guillem, San Pedro, Padre Luis Navarro, Rosario, Abadía del Rosario, Escalante, Barraca, Progreso, Reina, Bloque Portuarios y las plazas del Rosario y de Hombres del Mar, además de las Casitas Rosas en la Malvarrosa.

«Cualquier enser en la vía pública será retirado en el momento, dando por supuesto que ha sido abandonado por la propiedad», indicó el edil quien hizo un llamamiento al vecindario para que «no dejan muebles ni otros objetos en la vía pública, porque serán retirados por los servicios de limpieza».

Este protocolo se pondrá en marcha este lunes y ampliará la actuación coordinada que se hacía hasta ahora tres días a la semana en el Cabanyal y dos en la Malvarrosa, donde los operarios de limpieza están acompañados por agentes de la Policía Local.

La idea es duplicar la intensidad para que las intervenciones se efectúen tanto por la mañana como por la tarde, se alternarán cada semana los días de cada zona y se extenderá el ámbito de actuación también a las zonas de la Virgen del Carmen-Beteró y Bloque Portuarios.

Más sobre reciclaje y limpieza en Valencia